El socialismo asiático

Introducción

Asia en 1939
Masacre de campesinos. Soldados del Kuomintang proceden a fusilar a un grupo de campesinos, clase que constituye uno de los más firmes apoyos sociales del ejército comunista de Mao.
Masacre de campesinos. Soldados del Kuomintang proceden a fusilar a un grupo de campesinos, clase que constituye uno de los más firmes apoyos sociales del ejército comunista de Mao.
Chiang Kai-Shek (1887-1975) y sus generales en Nanking, 1929. En el seno del Partido Nacionalista convivían tres tendencias ideológicas: la derecha de Hu Han-min, la izquierda de Wan Jing-wei, y la facción de Chiang Kai-shek.
Chiang Kai-Shek (1887-1975) y sus generales en Nanking, 1929. En el seno del Partido Nacionalista convivían tres tendencias ideológicas: la derecha de Hu Han-min, la izquierda de Wan Jing-wei, y la facción de Chiang Kai-shek.
Mao Tse-tung proclama la República Popular China en Pekín el 1 de octubre de 1949. China alineó su política exterior con la de la URSS, que había sido el primer país en formalizar su reconocimiento diplomático, y con las demás democracias populares.
Mao Tse-tung proclama la República Popular China en Pekín el 1 de octubre de 1949. China alineó su política exterior con la de la URSS, que había sido el primer país en formalizar su reconocimiento diplomático, y con las demás democracias populares.
Guerra chino-japonesa (1937-1945)
Marinos de la armada china con el Libro Rojo de Mao durante la Revolución Cultural que entre 1966 y 1976 movilizó a las masas mediante un llamamiento a sus responsabilidades en el proceso revolucionario.
Marinos de la armada china con el Libro Rojo de Mao durante la Revolución Cultural que entre 1966 y 1976 movilizó a las masas mediante un llamamiento a sus responsabilidades en el proceso revolucionario.
Manifestación de militares y civiles en la plaza de Tiananmen, Pekín con motivo de la celebración del primero de octubre. Con la posibilidad de un enfrentamiento con Estados Unidos, China mostró la necesidad de consolidar la unidad política e ideológica del régimen.
Manifestación de militares y civiles en la plaza de Tiananmen, Pekín con motivo de la celebración del primero de octubre. Con la posibilidad de un enfrentamiento con Estados Unidos, China mostró la necesidad de consolidar la unidad política e ideológica del régimen.
Guerras civiles chinas (1927-1950)
La delegación del Vietminh llega a Ginebra para pactar la paz en Indochina. A la izquierda, Andrei Gromyko de Rusia, Chu En Lai (derecha) de la China de Mao y Pham Van Dong.
La delegación del Vietminh llega a Ginebra para pactar la paz en Indochina. A la izquierda, Andrei Gromyko de Rusia, Chu En Lai (derecha) de la China de Mao y Pham Van Dong.
Entrega de grano para la Construcción de la Patria. La población de Tungkou hace entrega de los excedentes de grano conseguidos gracias a los trabajos de regadío realizados en la provincia de Lianoning, 1969. El socialismo chino fomentó la idea de la “unidad” frente a la del “individuo”, y desarrolló grandes campañas gubernamentales con el objetivo de educar ideológicamente a las masas.
Entrega de grano para la Construcción de la Patria. La población de Tungkou hace entrega de los excedentes de grano conseguidos gracias a los trabajos de regadío realizados en la provincia de Lianoning, 1969. El socialismo chino fomentó la idea de la “unidad” frente a la del “individuo”, y desarrolló grandes campañas gubernamentales con el objetivo de educar ideológicamente a las masas.
Indochina (1945-1954)
Hô Chi Minh. Este político revolucionario vietnamita fundó el Vietminh, una organización guerrillera destinada a combatir contra las fuerzas de ocupación niponas y francesas.
Hô Chi Minh. Este político revolucionario vietnamita fundó el Vietminh, una organización guerrillera destinada a combatir contra las fuerzas de ocupación niponas y francesas.
Entrada del ejército comunista en Pekín (1949). Con la conquista de la capital y la proclamación en ella de la República Popular de la China (1 de octubre) finalizaba la guerra que desde 1945 había enfrentado a las fuerzas nacionalistas del Kuomintang con el ejército comunista de Mao y Chu En-lai.
Entrada del ejército comunista en Pekín (1949). Con la conquista de la capital y la proclamación en ella de la República Popular de la China (1 de octubre) finalizaba la guerra que desde 1945 había enfrentado a las fuerzas nacionalistas del Kuomintang con el ejército comunista de Mao y Chu En-lai.
La Guerra de Vietnam (La ofensiva final del GRP, 1975)
Chinos sospechosos de colaborar con los ocupantes nipones son asesinados por la resistencia china en un restaurante de Shangai (junio de 1938).
Chinos sospechosos de colaborar con los ocupantes nipones son asesinados por la resistencia china en un restaurante de Shangai (junio de 1938).
La Larga Marcha del Partido Comunista (1935). De izquierda a derecha: Chu En-lai, Mao Zedong y Zhu De.
La Larga Marcha del Partido Comunista (1935). De izquierda a derecha: Chu En-lai, Mao Zedong y Zhu De.
Camboya. Régimen de los Khmers Rojos (1975-1979). Restos humanos. Memorial erigido en Phnom Penh en homenaje a las víctimas del régimen de Pol Pot.
Camboya. Régimen de los Khmers Rojos (1975-1979). Restos humanos. Memorial erigido en Phnom Penh en homenaje a las víctimas del régimen de Pol Pot.

La dependencia política de Asia con respecto a Occidente supuso a la vez una dependencia económica de este territorio con respecto al sistema capitalista exportado por sus colonizadores. La presencia europea en el territorio asiático determinó la expansión del capitalismo. Sin embargo, serían las contradicciones desarrolladas en el interior del mundo capitalista las que crearían, en la dominación occidental, las fisuras a partir de las cuales actuarían las fuerzas de liberación. El comunismo, prestigioso iniciador de la primera ruptura con la dinámica capitalista, ejerció enorme influencia sobre estos movimientos de liberación, a los que orientó y sirvió con su singular sentido de la estrategia, su capacidad para las luchas políticas y su dominio del arte de la guerrilla. Mediante la conversión ideológica de los luchadores anticolonialistas, el comunismo se convirtió en una verdadera arma ideológica capaz de vencer al imperialismo capitalista, fuera éste occidental u oriental. Mongolia, China y la antigua Indochina francesa constituyen tres magníficos ejemplos de este proceso.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información
\n\n\n\n"},"categories":[{"sortkey":"","*":"Am\u00e9rica_Latina,_\u00c1frica_y_Asia_en_los_siglos_XIX_y_XX"},{"sortkey":"","*":"Edad_Contempor\u00e1nea"},{"sortkey":"","*":"Siglo_XX"}],"links":[],"images":["El_socialismo_asi\u00e1tico16.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico17.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico18.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico22.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico26.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico29.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico36.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico4.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico45.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico46.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico48.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico49.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico51.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico53.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico54.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico56.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico57.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico59.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico60.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico61.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico62.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico1.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico6.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico9.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico11.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico13.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico14.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico20.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico21.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico24.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico38.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico23.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico28.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico47.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico52.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico55.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico58.jpg","El_socialismo_asi\u00e1tico43.jpg"],"externallinks":["http://enciclo.mienciclo.com/China._El_socialismo_asi%C3%A1tico","http://enciclo.mienciclo.com/La_Rep%C3%BAblica_Popular_China","http://enciclo.mienciclo.com/Ho-Chi-Minh","http://enciclo.mienciclo.com/Mao_Tse-tung","http://enciclo.mienciclo.com/Sun_Yat-sen","http://enciclo.mienciclo.com/Chiang_Kai-shek","http://ebooks.mienciclo.es/Historia_Universal","http://www.marxists.org"],"sections":[{"toclevel":1,"level":"2","line":"Introducci\u00f3n","number":"1","index":"1","fromtitle":"El_socialismo_asi\u00e1tico","byteoffset":1163,"anchor":"Introducci.C3.B3n"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"La Rep\u00fablica Popular China","number":"2","index":"","byteoffset":null,"anchor":"La_Rep.C3.BAblica_Popular_China"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"La revoluci\u00f3n tailandesa","number":"3","index":"","byteoffset":null,"anchor":"La_revoluci.C3.B3n_tailandesa"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Bibliograf\u00eda","number":"4","index":"","byteoffset":null,"anchor":"Bibliograf.C3.ADa"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Bibliograf\u00eda ampliada","number":"5","index":"","byteoffset":null,"anchor":"Bibliograf.C3.ADa_ampliada"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Enlaces Webs","number":"6","index":"","byteoffset":null,"anchor":"Enlaces_Webs"}]}} ) [24] => Array ( [key] => images [value] => Array ( [0] => //img.mienciclo.com/thumb/a/aa/El_socialismo_asi%C3%A1tico1.jpg/440px-El_socialismo_asi%C3%A1tico1.jpg [1] => //img.mienciclo.com/thumb/d/d8/El_socialismo_asi%C3%A1tico6.jpg/440px-El_socialismo_asi%C3%A1tico6.jpg [2] => //img.mienciclo.com/thumb/5/54/El_socialismo_asi%C3%A1tico9.jpg/440px-El_socialismo_asi%C3%A1tico9.jpg [3] => //img.mienciclo.com/thumb/2/22/El_socialismo_asi%C3%A1tico11.jpg/440px-El_socialismo_asi%C3%A1tico11.jpg [4] => https://img.mienciclo.com/8/85/18-05-Asia_en_1939.svg [5] => //img.mienciclo.com/thumb/9/94/El_socialismo_asi%C3%A1tico13.jpg/440px-El_socialismo_asi%C3%A1tico13.jpg [6] => //img.mienciclo.com/thumb/3/3b/El_socialismo_asi%C3%A1tico14.jpg/440px-El_socialismo_asi%C3%A1tico14.jpg [7] => //img.mienciclo.com/thumb/6/69/El_socialismo_asi%C3%A1tico20.jpg/440px-El_socialismo_asi%C3%A1tico20.jpg [8] => https://img.mienciclo.com/f/f1/18-05-Guerra_chino-japonesa_%281937-1945%29.svg [9] => //img.mienciclo.com/thumb/3/3f/El_socialismo_asi%C3%A1tico21.jpg/440px-El_socialismo_asi%C3%A1tico21.jpg [10] => //img.mienciclo.com/thumb/8/8f/El_socialismo_asi%C3%A1tico24.jpg/440px-El_socialismo_asi%C3%A1tico24.jpg [11] => https://img.mienciclo.com/d/d3/18-05-Guerras_civiles_chinas_%281927-1950%29.svg [12] => //img.mienciclo.com/thumb/4/40/El_socialismo_asi%C3%A1tico38.jpg/440px-El_socialismo_asi%C3%A1tico38.jpg [13] => //img.mienciclo.com/thumb/6/6f/El_socialismo_asi%C3%A1tico23.jpg/440px-El_socialismo_asi%C3%A1tico23.jpg [14] => https://img.mienciclo.com/a/ad/18-05-Indochina_%281945-1954%29.svg [15] => //img.mienciclo.com/thumb/8/87/El_socialismo_asi%C3%A1tico28.jpg/440px-El_socialismo_asi%C3%A1tico28.jpg [16] => //img.mienciclo.com/thumb/a/a7/El_socialismo_asi%C3%A1tico47.jpg/440px-El_socialismo_asi%C3%A1tico47.jpg [17] => https://img.mienciclo.com/2/2b/18-05-La_Guerra_de_Vietnam_%28La_ofensiva_final_del_GRP%2C_1975%29.svg [18] => //img.mienciclo.com/thumb/0/05/El_socialismo_asi%C3%A1tico52.jpg/440px-El_socialismo_asi%C3%A1tico52.jpg [19] => //img.mienciclo.com/thumb/b/b5/El_socialismo_asi%C3%A1tico55.jpg/440px-El_socialismo_asi%C3%A1tico55.jpg [20] => //img.mienciclo.com/thumb/f/f6/El_socialismo_asi%C3%A1tico58.jpg/440px-El_socialismo_asi%C3%A1tico58.jpg [21] => //img.mienciclo.com/thumb/3/39/El_socialismo_asi%C3%A1tico16.jpg/405px-El_socialismo_asi%C3%A1tico16.jpg [22] => //img.mienciclo.com/thumb/c/c6/El_socialismo_asi%C3%A1tico17.jpg/364px-El_socialismo_asi%C3%A1tico17.jpg [23] => //img.mienciclo.com/thumb/c/c1/El_socialismo_asi%C3%A1tico18.jpg/370px-El_socialismo_asi%C3%A1tico18.jpg [24] => //img.mienciclo.com/thumb/f/f6/El_socialismo_asi%C3%A1tico22.jpg/358px-El_socialismo_asi%C3%A1tico22.jpg [25] => //img.mienciclo.com/thumb/0/09/El_socialismo_asi%C3%A1tico26.jpg/322px-El_socialismo_asi%C3%A1tico26.jpg [26] => //img.mienciclo.com/thumb/d/d3/El_socialismo_asi%C3%A1tico29.jpg/336px-El_socialismo_asi%C3%A1tico29.jpg [27] => //img.mienciclo.com/thumb/8/8f/El_socialismo_asi%C3%A1tico36.jpg/168px-El_socialismo_asi%C3%A1tico36.jpg [28] => //img.mienciclo.com/thumb/b/b7/El_socialismo_asi%C3%A1tico4.jpg/282px-El_socialismo_asi%C3%A1tico4.jpg [29] => //img.mienciclo.com/thumb/5/53/El_socialismo_asi%C3%A1tico45.jpg/319px-El_socialismo_asi%C3%A1tico45.jpg [30] => //img.mienciclo.com/thumb/b/b3/El_socialismo_asi%C3%A1tico46.jpg/325px-El_socialismo_asi%C3%A1tico46.jpg [31] => //img.mienciclo.com/thumb/c/ca/El_socialismo_asi%C3%A1tico48.jpg/327px-El_socialismo_asi%C3%A1tico48.jpg [32] => //img.mienciclo.com/thumb/8/87/El_socialismo_asi%C3%A1tico49.jpg/318px-El_socialismo_asi%C3%A1tico49.jpg [33] => //img.mienciclo.com/thumb/e/e7/El_socialismo_asi%C3%A1tico51.jpg/321px-El_socialismo_asi%C3%A1tico51.jpg [34] => //img.mienciclo.com/thumb/a/ae/El_socialismo_asi%C3%A1tico53.jpg/173px-El_socialismo_asi%C3%A1tico53.jpg [35] => //img.mienciclo.com/thumb/d/d9/El_socialismo_asi%C3%A1tico54.jpg/441px-El_socialismo_asi%C3%A1tico54.jpg [36] => //img.mienciclo.com/thumb/2/2a/El_socialismo_asi%C3%A1tico56.jpg/370px-El_socialismo_asi%C3%A1tico56.jpg [37] => //img.mienciclo.com/thumb/a/aa/El_socialismo_asi%C3%A1tico57.jpg/311px-El_socialismo_asi%C3%A1tico57.jpg [38] => //img.mienciclo.com/thumb/4/45/El_socialismo_asi%C3%A1tico59.jpg/316px-El_socialismo_asi%C3%A1tico59.jpg [39] => //img.mienciclo.com/thumb/b/b0/El_socialismo_asi%C3%A1tico60.jpg/380px-El_socialismo_asi%C3%A1tico60.jpg [40] => //img.mienciclo.com/thumb/8/8d/El_socialismo_asi%C3%A1tico61.jpg/313px-El_socialismo_asi%C3%A1tico61.jpg [41] => //img.mienciclo.com/thumb/6/68/El_socialismo_asi%C3%A1tico62.jpg/343px-El_socialismo_asi%C3%A1tico62.jpg [42] => //img.mienciclo.com/thumb/8/88/El_socialismo_asi%C3%A1tico43.jpg/180px-El_socialismo_asi%C3%A1tico43.jpg [43] => https://ibero.mienciclo.com/images/ge-salvat.png [44] => https://img-global.mienciclo.com/comun/comunes/copy.png ) ) [25] => Array ( [key] => svgs [value] => Array ( ) ) [26] => Array ( [key] => doPage [value] => Array ( [success] => 1 [page] => Array ( [title] => El socialismo asiático [pageid] => 1178078 [text] =>
Ganado en Mongolia. El hundimiento de la dinastía Ping a principios del siglo XX fue decisivo para Mongolia, que empezó a sentir la influencia de la poderosa Rusia.
Ganado en Mongolia. El hundimiento de la dinastía Ping a principios del siglo XX fue decisivo para Mongolia, que empezó a sentir la influencia de la poderosa Rusia.
Campamento de yurtas en la provincia de Khujirt, Mongolia. Las sublevaciones de 1932 cambiaron el panorama político mongol; la denuncia de los excesos de la colectivización y la sensata política de promoción de la pequeña producción mercantil provocó el crecimiento de la producción pastoril.
Campamento de yurtas en la provincia de Khujirt, Mongolia. Las sublevaciones de 1932 cambiaron el panorama político mongol; la denuncia de los excesos de la colectivización y la sensata política de promoción de la pequeña producción mercantil provocó el crecimiento de la producción pastoril.
Sun Yat-sen. Este dirigente nacionalista chino fue el gran teórico de la independencia china, y es considerado el padre de la China moderna.
Sun Yat-sen. Este dirigente nacionalista chino fue el gran teórico de la independencia china, y es considerado el padre de la China moderna.
Yuan Shi-kai tras su imposición como primer presidente provisional de la Republica de China en Nankin. Este alto funcionario de la corte apoyó a la emperatriz Tzu Hsi y fue designado comandante en jefe. En 1912 fue elegido presidente de la República y asumió poderes dictatoriales.
Yuan Shi-kai tras su imposición como primer presidente provisional de la Republica de China en Nankin. Este alto funcionario de la corte apoyó a la emperatriz Tzu Hsi y fue designado comandante en jefe. En 1912 fue elegido presidente de la República y asumió poderes dictatoriales.

Introducción

Asia en 1939
Masacre de campesinos. Soldados del Kuomintang proceden a fusilar a un grupo de campesinos, clase que constituye uno de los más firmes apoyos sociales del ejército comunista de Mao.
Masacre de campesinos. Soldados del Kuomintang proceden a fusilar a un grupo de campesinos, clase que constituye uno de los más firmes apoyos sociales del ejército comunista de Mao.
Chiang Kai-Shek (1887-1975) y sus generales en Nanking, 1929. En el seno del Partido Nacionalista convivían tres tendencias ideológicas: la derecha de Hu Han-min, la izquierda de Wan Jing-wei, y la facción de Chiang Kai-shek.
Chiang Kai-Shek (1887-1975) y sus generales en Nanking, 1929. En el seno del Partido Nacionalista convivían tres tendencias ideológicas: la derecha de Hu Han-min, la izquierda de Wan Jing-wei, y la facción de Chiang Kai-shek.
Mao Tse-tung proclama la República Popular China en Pekín el 1 de octubre de 1949. China alineó su política exterior con la de la URSS, que había sido el primer país en formalizar su reconocimiento diplomático, y con las demás democracias populares.
Mao Tse-tung proclama la República Popular China en Pekín el 1 de octubre de 1949. China alineó su política exterior con la de la URSS, que había sido el primer país en formalizar su reconocimiento diplomático, y con las demás democracias populares.
Guerra chino-japonesa (1937-1945)
Marinos de la armada china con el Libro Rojo de Mao durante la Revolución Cultural que entre 1966 y 1976 movilizó a las masas mediante un llamamiento a sus responsabilidades en el proceso revolucionario.
Marinos de la armada china con el Libro Rojo de Mao durante la Revolución Cultural que entre 1966 y 1976 movilizó a las masas mediante un llamamiento a sus responsabilidades en el proceso revolucionario.
Manifestación de militares y civiles en la plaza de Tiananmen, Pekín con motivo de la celebración del primero de octubre. Con la posibilidad de un enfrentamiento con Estados Unidos, China mostró la necesidad de consolidar la unidad política e ideológica del régimen.
Manifestación de militares y civiles en la plaza de Tiananmen, Pekín con motivo de la celebración del primero de octubre. Con la posibilidad de un enfrentamiento con Estados Unidos, China mostró la necesidad de consolidar la unidad política e ideológica del régimen.
Guerras civiles chinas (1927-1950)
La delegación del Vietminh llega a Ginebra para pactar la paz en Indochina. A la izquierda, Andrei Gromyko de Rusia, Chu En Lai (derecha) de la China de Mao y Pham Van Dong.
La delegación del Vietminh llega a Ginebra para pactar la paz en Indochina. A la izquierda, Andrei Gromyko de Rusia, Chu En Lai (derecha) de la China de Mao y Pham Van Dong.
Entrega de grano para la Construcción de la Patria. La población de Tungkou hace entrega de los excedentes de grano conseguidos gracias a los trabajos de regadío realizados en la provincia de Lianoning, 1969. El socialismo chino fomentó la idea de la “unidad” frente a la del “individuo”, y desarrolló grandes campañas gubernamentales con el objetivo de educar ideológicamente a las masas.
Entrega de grano para la Construcción de la Patria. La población de Tungkou hace entrega de los excedentes de grano conseguidos gracias a los trabajos de regadío realizados en la provincia de Lianoning, 1969. El socialismo chino fomentó la idea de la “unidad” frente a la del “individuo”, y desarrolló grandes campañas gubernamentales con el objetivo de educar ideológicamente a las masas.
Indochina (1945-1954)
Hô Chi Minh. Este político revolucionario vietnamita fundó el Vietminh, una organización guerrillera destinada a combatir contra las fuerzas de ocupación niponas y francesas.
Hô Chi Minh. Este político revolucionario vietnamita fundó el Vietminh, una organización guerrillera destinada a combatir contra las fuerzas de ocupación niponas y francesas.
Entrada del ejército comunista en Pekín (1949). Con la conquista de la capital y la proclamación en ella de la República Popular de la China (1 de octubre) finalizaba la guerra que desde 1945 había enfrentado a las fuerzas nacionalistas del Kuomintang con el ejército comunista de Mao y Chu En-lai.
Entrada del ejército comunista en Pekín (1949). Con la conquista de la capital y la proclamación en ella de la República Popular de la China (1 de octubre) finalizaba la guerra que desde 1945 había enfrentado a las fuerzas nacionalistas del Kuomintang con el ejército comunista de Mao y Chu En-lai.
La Guerra de Vietnam (La ofensiva final del GRP, 1975)
Chinos sospechosos de colaborar con los ocupantes nipones son asesinados por la resistencia china en un restaurante de Shangai (junio de 1938).
Chinos sospechosos de colaborar con los ocupantes nipones son asesinados por la resistencia china en un restaurante de Shangai (junio de 1938).
La Larga Marcha del Partido Comunista (1935). De izquierda a derecha: Chu En-lai, Mao Zedong y Zhu De.
La Larga Marcha del Partido Comunista (1935). De izquierda a derecha: Chu En-lai, Mao Zedong y Zhu De.
Camboya. Régimen de los Khmers Rojos (1975-1979). Restos humanos. Memorial erigido en Phnom Penh en homenaje a las víctimas del régimen de Pol Pot.
Camboya. Régimen de los Khmers Rojos (1975-1979). Restos humanos. Memorial erigido en Phnom Penh en homenaje a las víctimas del régimen de Pol Pot.

La dependencia política de Asia con respecto a Occidente supuso a la vez una dependencia económica de este territorio con respecto al sistema capitalista exportado por sus colonizadores. La presencia europea en el territorio asiático determinó la expansión del capitalismo. Sin embargo, serían las contradicciones desarrolladas en el interior del mundo capitalista las que crearían, en la dominación occidental, las fisuras a partir de las cuales actuarían las fuerzas de liberación. El comunismo, prestigioso iniciador de la primera ruptura con la dinámica capitalista, ejerció enorme influencia sobre estos movimientos de liberación, a los que orientó y sirvió con su singular sentido de la estrategia, su capacidad para las luchas políticas y su dominio del arte de la guerrilla. Mediante la conversión ideológica de los luchadores anticolonialistas, el comunismo se convirtió en una verdadera arma ideológica capaz de vencer al imperialismo capitalista, fuera éste occidental u oriental. Mongolia, China y la antigua Indochina francesa constituyen tres magníficos ejemplos de este proceso.

El imperialismo occidental había llegado hasta las extensas estepas de Mongolia. En esta región se había producido, sobre todo, una penetración de carácter comercial, aunque entorpecida por el estado de deterioro económico y social de la región. A comienzos del siglo XX algunas firmas rusas, y más tarde británicas y americanas, practicaban un comercio relativamente modesto (pieles de Mongolia a cambio de tejidos de algodón), pero era el comercio chino el que ocupaba un lugar más importante, con frecuencia como intermediario de intereses extranjeros. El hundimiento del imperio Qing en 1911-1912 constituyó sin duda un viraje decisivo para Mongolia, quien dejó de mirar hacia China y pasó a relacionarse con otro vecino poderoso: Rusia.

En 1921 se produciría el gran viraje hacia el socialismo, consecuencia tanto del rechazo a la dominación china producida años antes, como de la consolidación del poder soviético en Siberia. Ambos factores dieron a los partidarios de un cambio radical en Mongolia las perspectivas y alianzas que sólo podía garantizarles la URSS, por su parte muy interesada en el movimiento de los pueblos de Oriente y del Extremo Oriente.

Las condiciones para una alianza entre la URSS y las fuerzas mongolas se dieron gracias a la presencia en Mongolia y en las regiones vecinas de los restos de los ejércitos blancos del almirante Kolchak, rearmados por Japón, los cuales representaban una seria amenaza sobre la frontera siberiana. Uno de estos grupos, mandado por el barón Ungern von Sternberg, se apoderó en febrero de 1921 de la capital mongola y, bajo la apariencia de una restauración de la monarquía teocrática, instauró una breve pero sangrienta dictadura. Este episodio precipitó la intervención del ejército soviético, en mayo de 1921, al lado de los revolucionarios mongoles. En julio, las fuerzas soviético-mongoles se apoderaron de la capital bajo las órdenes de un joven oficial de artillería que sería el alma del régimen revolucionario que se constituyó entonces: Suhbaatar (Sukhe Bator) (1893-1923). En 1945 China reconoció la independencia de Mongolia pero el estado mongol tuvo que esperar hasta 1961 para ser admitido en la Organización de las Naciones Unidas.

A partir de esta toma del poder en julio de 1921, la historia de Mongolia conoció una evolución cuyas principales fases corresponden a etapas cronológicas claramente diferenciadas. La primera se extiende de julio de 1921 a noviembre de 1924, y en ella se produjo la génesis de un nuevo régimen, tanto por la creación de nuevas instituciones como por la redefinición de equilibrios políticos entre los actores del episodio de 1921. Esta definición de equilibrios se realizó a través de diversas confrontaciones dialécticas entre los partidarios de una revolución radical inspirada en la Revolución bolchevique y los defensores de una línea más moderada, para los cuales la toma del poder y el recurso a la ayuda soviética tenían como objetivo sólo la restauración de la independencia y no una transformación social. Durante la segunda etapa, de noviembre de 1924 a 1940, Mongolia entró en una fase en gran medida nueva. Con la adopción de la primera Constitución, la elección de un régimen republicano y una vía de desarrollo no capitalista, que suponía una estrecha alianza con la Unión Soviética, el estado mongol entró en una vía indiscutiblemente difícil. En pocos años, varias crisis políticas graves pusieron de manifiesto las dificultades de la empresa, tanto mediante retrocesos (crisis “de derecha”, de 1927-1928) como de huidas hacia delante, en las que se copiaba mecánicamente la experiencia soviética (crisis “de izquierda”, de 1928-1932). Durante el período llamado de crisis “de izquierda”, se pretendió instaurar con rapidez el socialismo y establecer estructuras colectivas, mientras que los supervivientes del antiguo régimen se dedicaban a explotar, con la ayuda japonesa, el descontento que provocaban unas medidas económicas y sociales autoritarias y una política religiosa torpemente agresiva.

Las sublevaciones de la primavera de 1932 dieron lugar a una reordenación de la política. Fueron denunciados los excesos de la colectivización, y una hábil política de promoción de la pequeña producción mercantil, en un marco político socialista, desembocó en un considerable crecimiento de la producción pastoril; el estado tomó a su cargo la excavación de pozos, la construcción de abrigos para el ganado y la creación de reservas de forraje, concediendo además créditos para equipamiento y otras medidas favorables, como una presión fiscal menos gravosa. Al mismo tiempo, la actitud antirreligiosa sistemática dio paso a una política de aislamiento del alto clero. Este segundo período concluyó con una Mongolia consolidada económica y políticamente, aunque esta consolidación obligara a concentrar amplios poderes en manos de un solo dirigente, K. Choibalsan (1895-1952), con métodos burocráticos y policiales. Sin embargo, tales métodos desaparecieron con el alejamiento de la amenaza del militarismo japonés, presente en las fronteras orientales de Mongolia: de mayo a agosto de 1939, una verdadera guerra enfrentó al ejército mongol, apoyado por un cuerpo expedicionario soviético, con un cuerpo de ejército japonés, que finalmente fue rodeado y aniquilado en el río Khalkhyn Gol. En su cuarta etapa, de 1940 a 1960, la República Popular de Mongolia, además de la actividad que desplegaba para lograr que se reconociera su existencia ante la comunidad internacional, se fijó por vez primera explícitamente el objetivo de un desarrollo socialista que tomó entonces el relevo de la “vía no capitalista”, seguida desde 1924. Después de algunos años de dilación, a causa de la Segunda Guerra Mundial, así como de las vacilaciones dictadas por el recuerdo de las tentativas de 1929-1932, la colectivización de la ganadería se reanudó con métodos incitativos y no coercitivos. El movimiento, que prosiguió en la posguerra, se amplió y se aceleró a partir de 1955 y culminó en 1958-1959 con la adhesión casi total de los ganaderos individuales y de las uniones de economía rural. Paralelamente, se dejaron sentir los efectos del período de refuerzo de los años treinta: Mongolia disponía de un importante potencial de materias primas derivadas de la ganadería, por lo que se planteaba la necesidad de una industria capaz de asegurar su elaboración. Finalmente, a partir de 1960, el objetivo no fue tanto la creación de estructuras nuevas como la realización de planes de desarrollo que tendieran al reforzamiento de la ganadería (desarrollo de la red de puntos de agua, de la producción de forraje) y a un crecimiento industrial basado en un tratamiento cada vez más completo de los productos de este sector, en un desarrollo de las industrias mineras (cobre, metales preciosos) y, por último, en una cooperación internacional en el seno del COMECON, aunque conservando un predominio de los intercambios con la URSS.

El proceso vivido por Mongolia nos permite acercarnos mejor la larga marcha hacia el socialismo protagonizada por la China. El estado de deterioro en que el poder manchú dejó a China constituyó una herencia muy gravosa para la república instituida en 1911. Además, ésta tuvo que superar las considerables dificultades a las que se vio enfrentada en condiciones cada vez más desfavorables, ya que el país, más vulnerable que nunca, siguió expuesto a las agresiones exteriores, que, al igual que en el siglo XIX, se sumaron a la crisis interna. En el siglo XX, Occidente, preocupado por sus propios problemas, dejó el campo libre, de mejor o peor grado, a las apetencias del Japón. En consecuencia, la república creada por Sun Yat-sen declinaría al cabo de menos de cuarenta años, tras pasar por las vicisitudes del régimen de Pekín, posteriormente del régimen de Nankín y por último de la Segunda Guerra Mundial. La nueva China no lograría consolidarse hasta después del establecimiento de un poder fuerte, el del régimen comunista, tras la instauración de la República Popular por Mao Tse-tung (Mao Zedong).

Pero no adelantemos todavía tales acontecimientos. Volvamos a 1911, año en el que los delegados de las diecisiete provincias sublevadas, reunidos en Nankín, proclamaron la República China, y eligieron a Sun Yat-sen como presidente provisional. Esta misma delegación eligió como primer presidente, con carácter definitivo, de la nueva república a Yuan Shikai, el más poderoso de los militares del antiguo régimen, que había vendido su adhesión al nuevo régimen a cambio de la más alta magistratura del nuevo estado. Este antiguo protegido de la emperatriz Tzu Hsi se negó, sin embargo, a reunirse con los delegados en Nankín, y entró en funciones en la misma capital imperial, donde, rodeado de sus fuerzas, se sentía más seguro. Así pues, Pekín se convirtió en la nueva capital republicana. En realidad, Yuan Shi-kai sólo aspiraba a restaurar el Imperio en su provecho. Una serie de maniobras le permitieron lograr su objetivo en diciembre de 1915; pero murió en junio de 1916, antes de haber podido ejecutar los ritos oficiales de su entronización como emperador. La república fue restablecida inmediatamente aunque la confusión constitucional era absoluta. En 1917, como consecuencia de un intento de instauración monárquica que fracasó, Sun Yat-sen y sus partidarios se alzaron contra el régimen de Pekín y se instalaron en Cantón, donde formaron un gobierno aparte. Mientras que el gobierno del norte era un juguete en manos de los señores de la guerra, el del sur, estructurado por el Kuomintang (Guo min dang, Partido Nacionalista, surgido de la Liga de los Revolucionarios, de 1911), preparaba la conquista del país. Ésta no se lograría hasta después de la muerte de Sun Yat-sen (1925), mediante la victoriosa Expedición del Norte (1926-1927), mandada por Chiang Kai-shek (Jian Jieshi), en el marco de la alianza entre el Kuomintang y el Partido Comunista, creado en 1920. No obstante, Chiang Kai-shek se desembarazó de los comunistas –hizo asesinar a gran número de éstos en Shanghai antes de la entrada de sus tropas en la gran ciudad portuaria– y estableció en Nankín un nuevo gobierno nacionalista. Al dejar de ser capital, Pekín tomó el nombre de Peiping.

El régimen de Nankín se basaba en la tutela del Partido Nacionalista sobre el país. La doctrina constitucional de Sun Yat-sen distinguía como componentes de la autoridad del estado no tres sino cinco poderes: legislativo, ejecutivo, judicial, de examen y de censura. En el aparato de estado instaurado por el Kuomintang, a cada uno de estos poderes le correspondía un organismo específico, al frente del cual se hallaba un consejo denominado yuan. En teoría, el principio democrático se aplicaba mediante una asamblea nacional que controlaba los cinco consejos. Sin embargo, considerando al pueblo chino todavía insuficientemente preparado para el ejercicio de su soberanía, el partido se arrogaba “provisionalmente” esta soberanía, sustituyendo la asamblea nacional por el propio congreso del Kuomintang, representado en el intervalo de sus sesiones por el comité ejecutivo central. La historia del régimen de Nankín, pues, giró en torno a las relaciones entre las tres tendencias existentes en el seno del Partido Nacionalista: la derecha de Hu Han-min, la izquierda de Wang Ching-wei y la facción de Chiang Kai-shek, que dominaba la situación apoyándose, según los casos, en una u otra de las dos tendencias citadas.

Sin embargo, la atmósfera de anarquía exacerbaba los conflictos hasta convertirlos en rebeliones militares del mismo estilo que las de los señores de la guerra; la más violenta de estas rebeliones, la de los generales Yan Xis-han y Feng Yu-xiang, provocó dos millones de muertes en 1930. Por otra parte, entre este año y 1936 Chiang Kai-shek emprendió la lucha contra el partido comunista, y a lo largo de cinco campañas sucesivas de bloqueo de los “maquis” rojos, que obligó finalmente a los comunistas a la Larga Marcha y al repliegue sobre la base de Yenan situada al norte del Shansi. Pero el incidente de Xian (Navidad de 1936), en el curso del cual Chiang Kaishek fue capturado como rehén por dos de sus oficiales, obligó al generalísimo a adherirse a la política de unidad para hacer frente al Japón.

Tras haber aprovechado la Primera Guerra Mundial para reemplazar a los alemanes en las concesiones obtenidas por éstos en Shandong, los japoneses no habían dejado de explotar las disensiones internas en China para reforzar sus posiciones y consolidar su dominio económico sobre el país. El 18 de septiembre de 1931 invadieron Manchuria, transformada por ellos seis meses más tarde en el estado satélite de Manchukuo. Las reacciones populares chinas contra la invasión condujeron a una violenta intervención armada japonesa en Shanghai, de enero a mayo de 1932. Más tarde, la necesidad de perseguir a los que se resistían a la ocupación de Manchuria obligó a la intervención de las tropas invasoras en regiones cada vez más lejanas, en el interior de las provincias del norte de China. Los incidentes, seguidos de intervenciones militares, a su vez seguidas de acuerdos por los que las autoridades chinas cedían a las exigencias niponas, exacerbaron progresivamente la tensión entre ambos países. El 7 de julio de 1937, una refriega entre soldados chinos y japoneses en el Puente de Marco Polo, cerca de Pekín, desencadenó la invasión general de las tropas niponas. China entró, pues, en guerra total, y el gobierno nacionalista se replegó, primero en Wuhan y más tarde en Chungking. No obstante, el 30 de marzo de 1940 los japoneses formaron en Nankín un nuevo gobierno, el “gobierno nacional” de colaboradores, presidido por Wang Ching-wei.

En cuanto a los comunistas, prácticamente independientes en su zona de Yenan, llevaron a cabo a partir de esta base su propia guerra contra los japoneses en las provincias vecinas ocupadas por éstos. En el transcurso de esta guerra también se produjeron enfrentamientos cada vez más graves entre comunistas y nacionalistas. Tras la capitulación japonesa, el 2 de septiembre de 1945, pronto se desencadenó la guerra civil entre comunistas y nacionalistas. En 1946 estos últimos, con el apoyo estadounidense, obligaron a Mao Tse-tung a retirar sus fuerzas de Shansi y replegarlas sobre el Shenxi. Pero a partir del verano de 1947 los comunistas emprendieron a su vez la ofensiva y, tras una dura campaña caracterizada sobre todo por las victorias de Lin Piao (Lin Biao) en Manchuria, vieron hundirse ante ellos a las tropas nacionalistas, que o bien se rindieron en masa o se batieron en retinada sin apenas resistencia. El gobierno del Kuomintang se retiró a Taipei (Taipeh), el 7 de diciembre de 1949: en lo sucesivo sólo controlaría la isla de Formosa (Taiwan).

Si el período republicano que acababa de concluir había sido políticamente uno de los más caóticos de toda la historia de China, intelectualmente fue uno de los más fecundos. Las décadas de 1920 y 1930 constituyeron el momento en que la cultura china desplegó finalmente todas sus facultades de asimilación con respecto a la cultura occidental, conocida ya desde hacía tres siglos. Así, se produjo una verdadera fagocitosis de ideas, que provocó en todos los terrenos –literatura, ciencias humanas, arte, ciencias de la naturaleza– una mutación sin precedentes desde la época de los Reinos Combatientes.

El Movimiento del 4 de mayo de 1919, al acabar con la dominación del universo de pensamiento chino por el discurso clásico en pura lengua escrita, fue el catalizador de esta mutación; este proceso se desarrolló sobre todo a partir de las universidades modernas, que se multiplicaron en todo el país. La acción intelectual se debió más a una serie de corrientes colectivas que a la presencia de personalidades que destacaran claramente por su talento. No obstante, una de ellas domina sobre las demás, como un símbolo de la época: Lu Xun (1881-1936), excelente escritor.

El 1 de octubre de 1949, Mao Tse-tung proclamaba la República Popular de China. En lo que se refiere a sus estructuras de aparato, el nuevo poder se organizó del mismo modo que en todos los demás estados socialistas, según las habituales técnicas marxistas-leninistas de combinación del doble mecanismo de los engranajes del partido y de los engranajes del estado propiamente dicho, en el marco del sistema de la democracia denominada real por oposición a la democracia llamada formal. La especificidad del régimen chino no se distingue a este nivel, pero sí en cambio en las modalidades del dominio de este aparato sobre la sociedad china, basado en la adhesión activa.

En la China tradicional el estado imperial obtenía esta adhesión gracias al papel desempeñado por una gran variedad de estructuras comunitarias –familiares, locales, profesionales– entre los individuos y el poder estatal. Estas estructuras eran capaces, a la vez, de movilizar a sus miembros en favor del orden establecido y de servirles de refugio respetado por el poder administrativo. El socialismo chino funcionará a partir de estructuras sociales del mismo tipo, que desempeñarán una función análoga: asociaciones de campesinos pobres, asociaciones de barrio, brigadas de producción, talleres, etc. Estas estructuras integran a sus miembros en todos los aspectos de su existencia: políticos, económicos, domésticos, culturales. Es la “unidad” la que decide los matrimonios, regula la planificación de la natalidad, escolariza a los niños y resuelve los problemas de abastecimiento, al tiempo que organiza la producción. De igual modo, las respuestas a las decisiones del poder se elaboran en función de la “unidad” y no del individuo. La “unidad” puede ser opresiva, pero puede también proporcionar un espacio existencial que permita un distanciamiento político en el que se expresa la libertad. Aquí radica la dimensión específicamente china del socialismo. A esta dimensión corresponde el método, también exclusivamente chino, de las grandes campañas gubernamentales realizadas mediante la difusión, a través del país, de “equipos de trabajo” en todas las “unidades” con el fin de hacer penetrar en éstas la orientación deseada y de crear la corriente de militancia necesaria para la movilización de las energías por medio de una purga eventual de las resistencias.

La historia de la China Popular se puede seguir a partir de la serie de campañas de este tipo, que ilustran las vicisitudes del régimen: campañas de la Reforma Agraria (anteriores a 1949), de los 5 Anti (1951-1952), de las Cien Flores (1956), de la Rectificación de las Cien Flores (1957), de las Comunas Populares y del Gran Salto Adelante (1958-1962), de las Cuatro Depuraciones y del Movimiento de Educación Socialista (1963-1964), de la Revolución Cultural (1966-1976), de la lucha contra la Banda de los Cuatro (1976), etc.

Finalmente nos queda analizar cómo se desarrollaron los movimientos de revolución y posterior liberación del imperialismo occidental en el territorio de la antigua Indochina francesa, en los estados de Camboya, Laos, Tailandia y Vietnam.

En Indochina, la Segunda Guerra Mundial comenzó en realidad en julio de 1937, con la agresión de Japón contra China. El proyecto japonés de crear una “esfera de coprosperidad” podía seducir a los nacionalismos locales con el lema de “Asia para los asiáticos”. En Siam, Pibul Songgram y el partido militar se volvieron hacia el modelo nipón.

En 1939 la Indochina francesa disponía de unas fuerzas militares incapaces de hacer frente a una seria amenaza del exterior, pero suficientes para asegurar el orden interno. La oposición, muy escasa en Laos, estaba formada en Camboya sólo por una minoría de monjes y jóvenes marcados por la cultura francesa. En Vietnam el Partido Comunista Indochino fue disuelto y sus miembros perseguidos; los trotskistas fueron eliminados. De manera clandestina o refugiados en China, los supervivientes prepararon la conquista de la independencia con respecto a Francia y el Japón. Las sectas religiosas y las demás tendencias nacionalistas tenían poco más o menos el mismo objetivo.

El material de guerra que suministraban las democracias occidentales circulaba hacia China por la línea férrea Haifong-Yunnanfou. Al ser derrotada Francia en Europa, Japón impuso la interrupción del tráfico (junio de 1940). Tras los sangrientos incidentes de Lang Son, las tropas japonesas ocuparon posiciones y aeródromos en el golfo de Tonkín, extendiendo su dominio al conjunto de Indochina en julio de 1941. Con el acuerdo del gobierno de Vichy, el almirante Decoux, gobernador general de la Indochina francesa de 1940 a 1945, renunció al uso de las armas, pero luchó paso a paso para que Francia conservara su administración, su ejército y su policía. Las interminables negociaciones no pudieron evitar que la economía indochina fuera puesta al servicio de los japoneses (minerales, carbón, arroz, caucho, barcos). Si bien a finales de 1940 la agitación nacionalista en la zona de Tonkín y comunista en Cochinchina fue derrotada por las fuerzas coloniales francesas, en enero de 1941 una ofensiva tailandesa fue difícilmente contenida, pese a la victoria naval de Koh Chang. La mediación de Tokio obligó a ceder a Tailandia los territorios reivindicados: Bassac y Pak Lay, en Laos, y Battambang y Siem Reap, en Camboya.

Tras el ataque de Pearl Harbor (7 de diciembre de 1941), Japón lanzó una serie de ofensivas en el Sudeste asiático, con éxitos fulminantes. Tailandia se alineó junto a Tokio y declaró la guerra a los aliados (diciembre de 1941-enero de 1942). La Indochina francesa se convirtió entonces en una encrucijada estratégica.

Aunque los japoneses, a través de su policía política y de sus agentes camuflados, llevaron a cabo una intensa propaganda, la brutalidad y la prepotencia nipona acabaron engendrando una resistencia que obtuvo el apoyo de “colaboracionistas” sinceros, para quienes también la independencia era el objetivo común. Así, en Tailandia, el regente Pridi Banomyoung y el ministro de la policía prepararon la lucha antijaponesa, al tiempo que se organizaban los Free Thai en Estados Unidos y en Gran Bretaña. En Indochina, la resistencia estuvo muy pronto en manos de los comunistas. En septiembre de 1941, Nguyen Ai Quoc, convertido en Hô Chi Minh, creó el Viet Nam Doc Lap Dong Minh (Vietminh) o Liga para la Independencia de Vietnam, con el fin de luchar contra “los fascismos francés y japonés”. Sus partidarios controlaron el norte de Tonkín y crearon células entre los emigrados nacionalistas, sostenidos por China, obligando al ejército francés a multiplicar las operaciones para dispersarlos.

Frente al predominio insolente del Japón, Decoux puso en marcha una nueva política, basada en la supresión de las asambleas elegidas, en el proyecto de una federación de estados fieles a Francia, en el aumento del prestigio de los soberanos protegidos, en el creciente recurso a los cuadros indígenas, y en la aplicación del programa de “revolución nacional” del gobierno de Vichy. En Laos, para compensar la pérdida de territorios, el país fue unificado en beneficio del rey de Luang Prabang (agosto de 1941). En Camboya, el rey Monivong, muerto en abril de 1941, fue reemplazado por el joven Norodom II Sihanuk, considerado inofensivo. La agitación promovida por la Asociación de Amigos del Budismo, projaponesa, fue duramente reprimida.

En 1944 la derrota japonesa parecía inevitable. En Tailandia, Pibul Songgram comprendió su error y abandonó el poder (julio de 1944). Desaparecido el clan militar, Pridi preparó el cambio en favor de los aliados, pero sin éxito. En Indochina, bombardeada por los norteamericanos, se desarrollaba desde 1941 una resistencia gaullista, esencialmente francesa. En septiembre de 1944 el general Mordant, antiguo comandante de las tropas, se convirtió en el jefe de la resistencia francesa contra Japón, mientras Decoux, aunque hostil a Japón, se mantuvo en su puesto para engañar a los japoneses. Éstos, preocupados por sus ejes de retirada, atacaron, el 9 de marzo de 1945, guarniciones y servicios civiles franceses, cometiendo numerosas atrocidades. Una parte de las tropas logró llegar a China.

Japón, tras fracasar en su intento de arrastrar a Indochina, creó una situación irreversible al apoyarse en los nacionalistas. En Vietnam, el emperador Bao Dai proclamaba la independencia bajo control nipón, pero en agosto de 1945 la capitulación japonesa permitió a los comunistas hacerse con el control del país. Bao Dai abdicó. Hô Chi Minh formó un gobierno provisional y el 2 de septiembre proclamó la república. En Camboya, a pesar de las declaraciones projaponesas del rey, la población no sentía ningún entusiasmo. Son Ngoc Thanh se apoderó del gobierno en agosto de 1945, pero el naciente nacionalismo era tan antijaponés como anticolonial y estaba alarmado ante las pretensiones vietnamitas sobre la península. En Laos la independencia, proclamada bajo los auspicios de Japón, fue acogida con reticencias. Thiao Pethsarath, jefe del gobierno, era hostil al retorno de los franceses, y los Lao Issara (Lao Libres), ligados al Vietminh, eran una minoría.

En 1945, en Indochina la independencia estaba al alcance de la mano. Ya no dependía de Japón, pese a su complicidad con los nacionalistas, sino de los aliados y de Francia. Su conquista sólo fue violenta en Vietnam, a causa del éxito de la revolución comunista.

Hô Chi Minh tenía ante sí una difícil tarea: hambre, crisis económica, ajustes de cuentas entre nacionalistas, atentados. Además, en la conferencia de Potsdam los aliados habían dividido Indochina según el paralelo 16 para desarmar a los japoneses: los chinos, al norte, saqueaban el país, y los británicos, al sur, apoyaban a los franceses. La confusión había llegado a un punto límite. Jean Sainteny, jefe de la misión francesa, y el general Leclerc, comandante de las tropas llegadas de Francia, entablaron un diálogo confiado con Hô Chi Minh, dispuestos todos a hacer concesiones. Pero la mayoría de los franceses y su gobierno no estaban decididos a aceptar la independencia y la unidad de Vietnam, ni siquiera en el marco de una Federación Indochina y de la Unión Francesa. Las conferencias de Da Lat (abril de 1946) y de Fontainebleau (septiembre de 1946) fracasaron, y se multiplicaron los incidentes. Los chinos se marcharon a su pesar, tras el abandono por parte de Francia de todos sus intereses en China. El 19 de diciembre de 1946, el Vietminh atacó en Tonkín: comenzaba la prueba de fuerzas.

Ambos bandos trataron en vano de reanudar las negociaciones. Francia dejó de lado a los comunistas en favor del antiguo emperador Bao Dai, al que se concedió, después de laboriosas discusiones, una independencia muy limitada (marzo de 1949) y el título de jefe de estado de Vietnam. Estas tergiversaciones impidieron la adhesión de los nacionalistas.

Los franceses controlaban las ciudades y las vías de comunicación, mientras que el Vietminh dominaba las zonas rurales. En 1949 los caodaístas, los Hoa Hao, los Binh Xuyen y los católicos se adhirieron a la presencia francesa, pero China pasó a ser comunista. Tras la desastrosa evacuación de los puestos fronterizos entre Cao Bang y Lang Son (1950), el general J. M. de Lattre de Tassigny desbarató la ofensiva de Vo Nguyen Giap sobre Hanoi (1951). Las pérdidas fueron graves para todos. Después del fracaso del ataque del Vietminh en Laos, el cuerpo expedicionario francés ya no logró recuperar la iniciativa, a pesar del apoyo de Estados Unidos. El gobierno de París se decidió a negociar. Pero el general Navarre quiso antes acabar con los efectivos militares viet sin conseguirlo. Todo lo contrario, las mejores tropas francesas fueron aniquiladas después de los combates de Dien Bien Phu, en mayo de 1954.

En la conferencia de Ginebra (1954), gracias a la acción de Pierre Mendès-France y de Chu En-lai (Zhou Enlai), apoyado por la URSS, se llegó al compromiso de otorgar la independencia a Vietnam, que quedaría dividido por el paralelo 17 (al norte, la República Democrática de Hô Chi Minh y al sur, Bao Dai), la obligación de convocar elecciones para la reunificación en el plazo de dos años, y el establecimiento de una comisión de control. Estados Unidos y Bao Dai se negaron a firmar el acuerdo.

Mientras tanto, Camboya y Laos se mantuvieron relativamente al margen de la guerra, y los comunistas desempeñaron un papel muy reducido.

Laos, que había sido ocupado temporalmente por los chinos en el norte, era a comienzos de 1946 un país libre, dirigido por el príncipe Pethsarath. El rey Sisavang Vong, decepcionado en sus sentimientos profranceses, recuperó su corona al aceptar la Constitución. En abril de 1946 los franceses ocuparon de nuevo la región sin lucha, ante lo cual Pethsarath y el príncipe Sufanuvong, jefe de los Lao Issara, se refugiaron en Tailandia desde donde organizaron la resistencia y un gobierno provisional. En principio autónomo, el reino se convirtió en un estado independiente en el seno de la Unión Francesa, quedando a cargo de Francia la defensa y la diplomacia.

En 1949 Laos recibió el estatuto de estado asociado a la Unión Francesa, con ejército y diplomacia propios. El gobierno en el exilio aceptó la nueva situación, a excepción de Sufanuvong, que organizaría la guerrilla izquierdista con la ayuda del Vietminh, y Pethsarath. Estos irreductibles crearon el Pathet Lao (Estado Lao) y un Frente Nacional (Neo Lao Issara) en el norte. En la conferencia de Ginebra (1954) fue reconocida la independencia total laosiana, como consecuencia de las derrotas francesas y de las intrigas americanas, y se reconoció al Pathet Lao el control sobre las provincias septentrionales de Sam Noa y de Phong Saly, en espera de la celebración de elecciones generales.

En Camboya, Norodom II Sihanuk, con una visión realista, decidió negociar con Francia, mientras en octubre de 1945, el general Leclerc hacía detener al líder nacionalista Son Ngoc Thanh, que se había apoderado del gobierno poco antes. Estado autónomo desde 1946, con un régimen constitucional pero con una fuerte presencia francesa, Camboya estaba dominada por el partido demócrata, favorable a una independencia negociada. En 1949 el país obtendría finalmente esta independencia, salvo la defensa y las finanzas exteriores. Son Ngoc Thanh, perdonado a demanda del rey, se sublevó y pasó a la resistencia clandestina. A partir de 1952, la cruzada real por la independencia internacionalizó el problema. En 1953, Norodom Sihanuk viajó a París, Washington y Tokio. Refugiado en Tailandia y después en la zona libre de Battambang, amenazó con luchar contra los franceses. En 1954 todos los atributos de la independencia fueron transferidos progresivamente. En la conferencia de Ginebra, Camboya se negó a conceder una zona a los Khmer Issarak, comunistas, de manera que el reino aparecía como el gran vencedor de una guerra en la cual no había participado.

Pese a la independencia, se mantuvieron estrechos vínculos con Francia, e Indochina se convirtió en coto cerrado de las rivalidades entre las grandes potencias.

En la República Democrática de Vietnam, Hô Chi Minh emprendió la socialización, apoyándose en el Lien Viet (Frente Nacional que reemplazó al Viet- minh), el Lao Dong (Partido de los Trabajadores) y el ejército. Unos 600.000 católicos, unos 800.000 chinos y muchos propietarios e intelectuales se refugiaron en el sur, y los excesos de la reforma agraria provocaron revueltas campesinas en 1956. Las vacilaciones de Francia y la hostilidad estadounidense hicieron que la República Democrática de Vietnam entrara en el bloque socialista.

En el sur, Ngo Dinh Diem era el hombre de Estados Unidos, que en septiembre de 1954 crearon la SEATO (Organización del Tratado del Sudeste Asiático), junto con Gran Bretaña, Francia, Australia, Nueva Zelanda, Pakistán, Tailandia y Filipinas. Diem logró la adhesión del ejército, acabó con las sectas, derrocó a Bao Dai y proclamó la república en 1955. Se negó a negociar con Hanoi y expulsó a los comunistas y demócratas. A partir de 1958 surgió la resistencia. El Frente Nacional de Liberación (FNL), fundado en 1960, reunió a la oposición. La República Democrática de Vietnam, obstaculizada por sus dificultades internas y por el conflicto chino-soviético, esperó a 1962 para apoyar al FNL. Estados Unidos, tras apartar a Francia de la región, aumentó su ayuda a Vietnam del Sur y tomó la dirección de la represión. Empezaba así la segunda guerra de Indochina o guerra del Vietnam.

En Laos, de 1956 a 1958, el príncipe Suvanna Fuma constituyó un gobierno neutralista y trató de realizar la unión nacional con el Neo Lao Haksat (Partido de los Patriotas Lao) de Sufanuvong y la derecha proamericana. Pero, en 1959, después que Suvanna Fuma fuera derrocado por las fuerzas derechistas, el Pathet Lao reanudó sus actividades guerrilleras con la ayuda de la URSS y de la República Democrática de Vietnam. En 1960, el ejército puso al frente del gobierno al jefe de la derecha, el general Fumi Nosavan, pero el capitán Kong Le logró hacer prosperar un golpe de estado neutralista y se acercó a los comunistas. Tras la negativa de la SEATO a secundar a Estados Unidos en su intento de restablecer a Fumi Nosavan, la segunda conferencia de Ginebra (mayo de 1962) impuso la retirada de las fuerzas extranjeras, la neutralidad y un gobierno tripartito bajo la presidencia del neutralista Suvanna Fuma.

En Camboya, Norodom Sihanuk sometió a votación su lucha por la independencia, consiguiendo un 99,8 % de votos positivos, y más tarde abdicó en favor de su padre, Norodom III Suramarit (1955). Aspiraba a un régimen de democracia semidirecta: el Sangkum Reastr Niyum (Comunidad Socialista Popular), monopolizaría los escaños en la asamblea nacional; y un congreso nacional y diversas asambleas provinciales controlarían al gobierno y la administración. El poder se hallaba en manos de Norodom Sihanuk. En nombre de la neutralidad, efectuó una política de equilibrio entre las potencias. Desautorizado por Estados Unidos, desbarató el complot de los Khmer Serei (Khmers Libres) de Sam Sary y Dap Chuon (1959). A la muerte de su padre (1960), Norodom Sihanuk se convirtió en jefe de estado.

A partir de 1962, Estados Unidos trató de aplastar la insurrección comunista en el sur de Vietnam, contemporizando con la URSS y con China. Diem, cuya impopularidad fue en aumento con los suicidios de los monjes budistas –que se prendían fuego–, fue asesinado por militares en noviembre de 1962. Los sucesivos golpes de estado y la inestabilidad política obligaron a Estados Unidos a combatir con sus propias tropas al Vietcong (FNL), que recibía la ayuda de la República Democrática de Vietnam. En ambos bandos se inició la escalada: combates salvajes, bombardeos, sobre todo en la llamada ruta Hô Chi Minh. Tras los incidentes aeronavales del golfo de Tonkín, el presidente L. B. Johnson ordenó bombardear el norte (1964). El FNL trató en vano de provocar una sublevación de la población (ofensiva del Tet, 1968). La guerra empezó a ser impopular en Estados Unidos: pese a sus fuerzas (550.000 hombres) y a sus nuevas armas, a menudo terroríficas, los norteamericanos no pudieron imponerse y perdieron la confianza en sí mismos. Johnson detuvo los bombardeos sobre la República Democrática de Vietnam (1968) para facilitar unas negociaciones que se eternizaban mientras el conflicto se extendía. La muerte de Hô Chi Minh en septiembre de 1969 no cambió en nada la situación.

En Laos, tras el fracaso de los acuerdos de 1962, los comunistas abandonaron el gobierno y Suvanna Fuma abandonó su neutralismo para reanudar la guerra contra el Pathet Lao con la ayuda de norteamericanos y tailandeses (1964). En Camboya, Norodom Sihanuk tuvo que luchar tanto contra la derecha burguesa, como contra la izquierda intelectual prochina, cuyos jefes pasaron a la lucha clandestina, sobre todo después de la represión llevada a cabo tras la revuelta de Samlaut (1967). Inquieto ante la ambición de Estados Unidos, Tailandia y Vietnam del Sur, y comprometido por el Vietcong, que utilizaba su reino como refugio, Norodom Sihanuk rompió las relaciones con los Estados Unidos (1965-1969). En marzo de 1970 un golpe de estado derechista del general Lon Nol lo apartó del poder y en octubre se proclamó la república. Junto con los khmers rojos, Norodom Sihanuk fundó el FUNK (Frente Unido Nacional de Kampuchea) e instaló en Pekín el GRUNK (Gobierno Revolucionario de Unión Nacional Khmer).

Camboya y Laos fueron bombardeados por la aviación estadounidense en la última fase de la guerra del Vietnam porque Camboya servía de refugio al Vietcong y, en Laos, el Pathet Lao, con el apoyo norvietnamita, intentaba el control de las zonas estratégicas que permitían el suministro de armas al Vietcong por la ruta Hô Chi Minh. De algún modo, pues, la guerra del Vietnam acabó por extenderse y comprometer el futuro de los estados vecinos.

En 1969 el presidente Nixon ordenó la retirada de las tropas americanas de Vietnam y reforzó masivamente el ejército de Saigón, que fracasó en el sur de Laos en 1971 pero contuvo una gran ofensiva de Hanoi en 1972. Tras los viajes de Nixon a Moscú y Pekín y la reanudación de los bombardeos sobre Vietnam del Norte (1972), las negociaciones, en principio secretas, entre Henry Kissinger y Le Duc Tho desembocaron en los acuerdos de París de enero de 1973 entre Estados Unidos, los dos Vietnam y el GRP (Gobierno Revolucionario Provisional del sur). Un consejo nacional de reconciliación, tripartito (derecha, GRP y neutralistas), fue encargado de preparar las elecciones para llegar a una futura unidad. Por su parte, en Laos, después de un largo período de guerra civil que culminaba con el avance de las fuerzas del Pathet Lao, se firmaron los acuerdos de Vientiane de febrero de 1973 por los que se pretendía restablecer la política neutralista de unión nacional (derecha y Pathet Lao), pero que servirían para facilitar la toma del poder por parte de las fuerzas de la izquierda. En 1975, Hanoi pasó a la ofensiva: el ejército del sur se dispersó y Saigón cayó, el 30 de abril. La reunificación sería proclamada en julio de 1976 y el país adoptó el nombre de República Socialista del Vietnam.

En Camboya los khmers rojos, ayudados por la República Democrática de Vietnam y por el Vietcong, controlaron el país, obligando a intervenir a los norteamericanos y los sudvietnamitas. La guerra fue feroz por ambos bandos. El régimen del mariscal Lon Nol, presidente vitalicio (1972), se hundió en la corrupción y las intrigas. Retirado el apoyo militar estadounidense, Phnom Penh cayó en manos de los khmers rojos (17 de abril de 1975).

A partir de entonces, los comunistas se vieron por fin libres para construir el socialismo. En la República Socialista de Vietnam, el poder se hallaba en manos del partido comunista, cuyos dirigentes, de avanzada edad, denunciaron la incompetencia y los abusos de numerosos miembros. El ejército participó en la reconstrucción e hizo frente a los nuevos conflictos. La constitución de 1981 insistiría en la dictadura de la clase obrera, en la dirección colegiada del estado y en la descentralización. Pero abundaban los problemas: transformación del sur (campos de reeducación, nacionalización del comercio, colectivización), descongestión de las ciudades y lucha contra las plagas sociales (prostitución, droga), dificultades con los católicos, los budistas y las minorías étnicas, etc.

En Laos, en 1975 fue proclamada la República Democrática y Popular, dirigida por Sufanuvong. Kaysone Phomvihane se pondría al frente del Partido Revolucionario Popular (comunista) y del gobierno. La falta de cuadros y la colectivización provocaron una profunda crisis económica, a pesar de la ayuda de la URSS, de Vietnam, del Japón y de las Naciones Unidas. Diversas rebeliones (meos, guerrilleros de derecha, etc.) fomentaron la inseguridad, lo que condujo a aceptar una cierta tutela por parte de Vietnam. Numerosos refugiados marcharon a Tailandia.

En Camboya, a partir del 17 de abril de 1975, Phnom Penh y las demás ciudades quedaron vacías de sus ocupantes. La Kampuchea Democrática, dirigida por Khieu Samphan, quien reemplazó a Norodom Sihanuk al frente del estado (1976), y por Pol Pot, jefe del partido y del gobierno, se lanzó a una experiencia única de comunismo integral basado en la agricultura y la autosuficiencia. El aparato del poder organizó un autogenocidio (eliminación de los cuadros de la antigua sociedad e incluso de khmers rojos) y preconizó una colectivización total. Las ejecuciones y la penuria provocaron al menos dos millones de muertes.

La victoria de la ideología anticolonial y comunista despertó los antiguos odios. Vietnam quiso dominar Indochina y se aproximó a la URSS. China, descontenta (problemas de fronteras, medidas contra la minoría china, expansionismo), retiró su ayuda en 1978. Laos pasó a depender de Hanoi y de Moscú y rompió sus vínculos con Pekín en marzo de 1979. Pero China apoyó a fondo a los khmers rojos de Camboya, que, hostiles a los rusos y a los vietnamitas, se lanzaron a una política suicida de ataques contra Vietnam (1977-1978). Arrastrando tras de sí a los khmers rojos disidentes, agrupados en el FUNSK (Frente Unido Nacional de Salvación Khmer), Vietnam invadió Camboya (diciembre de 1978-enero de 1979), derrocó el régimen prochino de Pol Pot y de Khieu Samphan y estableció allí un régimen que le era adicto. China respondió mediante una corta guerra con Vietnam (febrero-marzo de 1979) y el apoyo a la resistencia clandestina. Aunque Kampuchea conoció dificultades insuperables (escasez de alimentos, destrucciones, falta de cuadros, inseguridad), la población aceptó la situación ante el temor de un retorno al poder de los khmers rojos.

Frente a la expansión vietnamita y soviética, Tailandia, Singapur, Malasia, Indonesia y Filipinas, agrupados en la ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, ANSEA), se esforzaron por contenerla: establecieron negociaciones para la retirada de los vietnamitas de Camboya, trataron de unificar la resistencia camboyana contra el gobierno de Phnom Penh, y lucharon por restablecer relaciones económicas y de buena vecindad entre los distintos países del Sudeste Asiático.



La República Popular China

Entre el triunfo de la revolución de 1949 y la muerte de Mao Tse-tung en 1976 podemos distinguir cinco etapas en la historia de la República Popular China.

Primera etapa: 1949-1957. La economía crece a una tasa próxima al 11% anual. Son los años de la reconstrucción, en los que el nuevo régimen inicia toda una serie de modernizaciones de la sociedad, pero se erige también un estado autoritario duradero alineado con el modelo soviético, aunque admitiendo una parte de economía liberal. La reforma agraria y los objetivos políticos y sociales más que económicos son elementos prioritarios. Se promulga la ley sobre el matrimonio con objeto de quebrar el sistema patriarcal vigente. En 1953, acabada la reconstrucción, se inicia el Primer Plan Quinquenal en el seno de un verdadero sistema soviético-estalinista. Se racionalizan las empresas privadas y se acelera la colectivización agraria en 1956, año en que se imprime un giro liberalizador a la política con la doctrina de las Cien Flores en la que Mao parece reconocer libertades democráticas exclusivamente a obreros y campesinos. Sin embargo, dos años después, las Cien Flores son abandonadas.

Campesinos en época de siega en la provincia de Kiangsu, durante el régimen de Mao.

Segunda etapa: 1958-1962. Etapa del Gran Salto Adelante con la voluntad, por parte de Mao, de industrializar aceleradamente el país. Ello supuso un cierto retraso agrícola que no fue compensado por el crecimiento industrial que, en todo el período, registra tasas negativas del orden del –0,4%. Paralelamente a la ruptura chino-soviética, consumada en 1960, se ha interpretado el Gran Salto como el abandono del modelo soviético, aunque en realidad no fue más que una desviación parcial. En 1960 estalla el conflicto chino-soviético. En julio, los técnicos soviéticos abandonan China y, desde 1962, se multiplican los incidentes a lo largo de la frontera entre los dos países. En 1960 la economía pasa por los denominados “años negros”, con una caída de la producción agrícola, hambres y muertes (estimadas entre los 15 y los 30 millones de personas).

Tercera etapa: 1963-1965.

Se corrigen los errores de la política económica, aplicando unas directrices económicas más racionales. El grado de colectivización de las comunas disminuye y se reduce su tamaño a un tercio del que tenían anteriormente. Económicamente se llega a crecer hasta un 15% anual.

Cuarta etapa: 1969-1976. La economía crece con tasas relativamente altas –en torno al 7% anual–. Chu En-lai intenta preservar la reconstrucción económica y lanza, en 1975, la consigna de las Cuatro Modernizaciones, para asegurar el despegue económico. 1976 supuso la desaparición de Chu En-lai y, poco después, la de Mao. Se producen las primeras manifestaciones de la población –en Tiananmen– en apoyo a las ideas moderadas de Teng Siao-ping (Deng Xiaoping) pero el poder está en manos de Hua Kuo-feng (Hua Guofeng) que elimina a los maoístas radicales.

Con la muerte de Mao, en 1976, la lucha por la sucesión se resolvió, tras una etapa de transición, con la ascensión de la línea pragmática del partido. Con Teng Siao-ping como líder supremo, se abandona la primacía de la política y la ideología, para iniciar una etapa de reformas en la que la economía es el elemento central, prestándose más atención a la agricultura y a la elevación del nivel de vida de la población, sobre todo, a través de la expansión de las industrias de bienes de consumo.



La revolución tailandesa

De 1945 a 1947, el regente de Tailandia Pridi Banomyong dominó la situación: mantuvo la paz con Gran Bretaña y Francia (1946), con la devolución de los territorios expoliados; entabló relaciones diplomáticas con China y la URSS; consiguió la entrada en la ONU y una nueva constitución más democrática. La muerte del rey Ananda Mahidol (1946) y la situación financiera propiciaron un golpe de estado militar en noviembre de 1947, que supuso la huida de Pridi y el retorno de Pibul Songgram.

De 1948 a 1952, el ejército y la policía multiplicaron los golpes de estado, aislando a la marina y dejando a Pibul un poder sin efectividad, al tiempo que neutralizaban al joven rey Adulyadej Bhumibol (Rama IX). El régimen, autoritario y anticomunista, estaba apoyado por Estados Unidos. De este modo, Tailandia entró en el bando occidental. Para agradar a la SEATO y acallar a los descontentos, fueron autorizados los partidos y liberalizada la prensa (1955). Ante la agitación política y unas elecciones manipuladas por la policía (1957), el mariscal Sarit Thanarat tomó el poder, expulsó a Pibul y puso fin a la experiencia de liberalización.

De 1958 a 1973, Sarit, muerto en 1963, y el mariscal Thanom Kittikachon impusieron un régimen absoluto e intentaron hacer frente a los problemas del desarrollo: fuerte natalidad, retroceso de las exportaciones (arroz, teca, caucho) y bajo índice de industrialización. Ambos dirigentes planificaron, crearon empresas estatales y atrajeron capitales extranjeros, sobre todo norteamericanos y japoneses. La economía progresó, pero el país se convirtió en una base militar de Estados Unidos. De hecho, la vida política se reducía a los clanes militares y sus clientelas, que se repartían los cargos, los negocios y los beneficios, de ahí la delincuencia, la prostitución, la droga y la agitación de las minorías, e incluso la guerrilla de inspiración comunista (malayos en el sur, lao y vietnamitas en el nordeste).

Una revuelta estudiantil expulsó a Thanom (octubre de 1973). La nueva experiencia democrática, dirigida por Kukrit Pramoj, fracasaría ante las divisiones y la violencia, situación que culminaría con la matanza de estudiantes de 1976. El ejército intervino de nuevo en 1977; el general Kriangsak Chamanand trató de combatir la inflación, la corrupción y la criminalidad, y en febrero de 1980 cedió su puesto al general Prem Tinsulanond. Ante la ausencia de cambios, el 1 de abril de 1981 se intentó otro golpe de estado, abortado por el rey.



Bibliografía


Bibliografía ampliada


Aviso Legal: El contenido de los Servicios es propiedad de Mienciclo, o de sus compañías afiliadas o licenciantes y está protegido por derechos de autor internacionales, patentes y leyes de marca registrada. Prohibida su copia y reproducción total o parcial por cualquier medio (electrónico, informático, mecánico, fotocopia, etc.)

© Editorial Salvat, Iberfoto, Photoaisa, Grupo Enciclo

[categories] => Array ( [0] => Array ( [sortkey] => [friendly] => america-latina-africa-y-asia-en-los-siglos-xix-y-xx [title] => América Latina, África y Asia en los siglos XIX y XX ) [1] => Array ( [sortkey] => [friendly] => edad-contemporanea [title] => Edad Contemporánea ) [2] => Array ( [sortkey] => [friendly] => siglo-xx [title] => Siglo XX ) ) [links] => Array ( ) [images] => Array ( [0] => El_socialismo_asiático16.jpg [1] => El_socialismo_asiático17.jpg [2] => El_socialismo_asiático18.jpg [3] => El_socialismo_asiático22.jpg [4] => El_socialismo_asiático26.jpg [5] => El_socialismo_asiático29.jpg [6] => El_socialismo_asiático36.jpg [7] => El_socialismo_asiático4.jpg [8] => El_socialismo_asiático45.jpg [9] => El_socialismo_asiático46.jpg [10] => El_socialismo_asiático48.jpg [11] => El_socialismo_asiático49.jpg [12] => El_socialismo_asiático51.jpg [13] => El_socialismo_asiático53.jpg [14] => El_socialismo_asiático54.jpg [15] => El_socialismo_asiático56.jpg [16] => El_socialismo_asiático57.jpg [17] => El_socialismo_asiático59.jpg [18] => El_socialismo_asiático60.jpg [19] => El_socialismo_asiático61.jpg [20] => El_socialismo_asiático62.jpg [21] => El_socialismo_asiático1.jpg [22] => El_socialismo_asiático6.jpg [23] => El_socialismo_asiático9.jpg [24] => El_socialismo_asiático11.jpg [25] => El_socialismo_asiático13.jpg [26] => El_socialismo_asiático14.jpg [27] => El_socialismo_asiático20.jpg [28] => El_socialismo_asiático21.jpg [29] => El_socialismo_asiático24.jpg [30] => El_socialismo_asiático38.jpg [31] => El_socialismo_asiático23.jpg [32] => El_socialismo_asiático28.jpg [33] => El_socialismo_asiático47.jpg [34] => El_socialismo_asiático52.jpg [35] => El_socialismo_asiático55.jpg [36] => El_socialismo_asiático58.jpg [37] => El_socialismo_asiático43.jpg ) [externallinks] => Array ( [0] => Array ( [url] => http://enciclo.mienciclo.com/China._El_socialismo_asi%C3%A1tico ) [1] => Array ( [url] => http://enciclo.mienciclo.com/La_Rep%C3%BAblica_Popular_China ) [2] => Array ( [url] => http://enciclo.mienciclo.com/Ho-Chi-Minh ) [3] => Array ( [url] => http://enciclo.mienciclo.com/Mao_Tse-tung ) [4] => Array ( [url] => http://enciclo.mienciclo.com/Sun_Yat-sen ) [5] => Array ( [url] => http://enciclo.mienciclo.com/Chiang_Kai-shek ) [6] => Array ( [url] => http://ebooks.mienciclo.es/Historia_Universal ) [7] => Array ( [url] => http://www.marxists.org ) ) [sections] => Array ( [0] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Introducción [number] => 1 [index] => 1 [fromtitle] => El_socialismo_asiático [byteoffset] => 1163 [anchor] => Introducci.C3.B3n ) [1] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => La República Popular China [number] => 2 [index] => [byteoffset] => [anchor] => La_Rep.C3.BAblica_Popular_China ) [2] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => La revolución tailandesa [number] => 3 [index] => [byteoffset] => [anchor] => La_revoluci.C3.B3n_tailandesa ) [3] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Bibliografía [number] => 4 [index] => [byteoffset] => [anchor] => Bibliograf.C3.ADa ) [4] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Bibliografía ampliada [number] => 5 [index] => [byteoffset] => [anchor] => Bibliograf.C3.ADa_ampliada ) [5] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Enlaces Webs [number] => 6 [index] => [byteoffset] => [anchor] => Enlaces_Webs ) ) [img] => //img.mienciclo.com/thumb/a/aa/El_socialismo_asi%C3%A1tico1.jpg/440px-El_socialismo_asi%C3%A1tico1.jpg ) [cached] => [key] => enciclo.es/editor.page.5.historia.El_socialismo_asiático.s:51:"text|categories|links|externallinks|sections|images"; [ts4] => 0.67280197143555 [ts5] => 1.0549659729004 ) ) [27] => Array ( [key] => isLoggedIn [value] => Array ( [0] => 1 [1] => [2] => 1 ) ) ) -->