Guerras y conflictos armados, 1980-2004

Introducción

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información
\n\n\n\n"},"categories":[{"sortkey":"","*":"El_pasado_como_presente:_Las_claves_del_siglo_XXI"},{"sortkey":"","*":"Edad_Contempor\u00e1nea"},{"sortkey":"","*":"Siglo_XX"},{"sortkey":"","*":"Siglo_XXI"},{"sortkey":"","*":"Guerras_del_siglo_XX"}],"links":[],"images":["Guerras_y_conflictos_armados1.jpg","Guerras_y_conflictos_armados3.jpg","Guerras_y_conflictos_armados4.jpg","Guerras_y_conflictos_armados6.jpg","Guerras_y_conflictos_armados7.jpg","Guerras_y_conflictos_armados17.jpg","Guerras_y_conflictos_armados20.jpg","Guerras_y_conflictos_armados21.jpg","Guerras_y_conflictos_armados23.jpg","Guerras_y_conflictos_armados24.jpg","Guerras_y_conflictos_armados2.jpg","Guerras_y_conflictos_armados5.jpg","Guerras_y_conflictos_armados8.jpg","Guerras_y_conflictos_armados9.jpg","Guerras_y_conflictos_armados10.jpg","Guerras_y_conflictos_armados11.jpg","Guerras_y_conflictos_armados13.jpg","Guerras_y_conflictos_armados14.jpg","Guerras_y_conflictos_armados15.jpg","Guerras_y_conflictos_armados19.jpg","Guerras_y_conflictos_armados22.jpg","Guerras_y_conflictos_armados25.jpg","Guerras_y_conflictos_armados26.jpg","Guerras_y_conflictos_armados27.jpg"],"externallinks":["http://www.un.org/spanish/secureworld/report_sp.pdf","http://enciclo.mienciclo.com/Terrorismo","http://enciclo.mienciclo.com/II_Guerra_de_Irak","http://enciclo.mienciclo.com/Atentados_del_11_de_Septiembre","http://enciclo.mienciclo.com/Guerra_de_Bosnia","http://ebooks.mienciclo.es/Historia_Universal","http://www.cidob.es/","http://www.grip.org/","http://www.igc.org/","http://www.incore.ulst.ac.uk/","http://www.intl-crisis-group.org"],"sections":[{"toclevel":1,"level":"2","line":"Introducci\u00f3n","number":"1","index":"1","fromtitle":"Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004","byteoffset":689,"anchor":"Introducci.C3.B3n"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Reducci\u00f3n del n\u00famero de guerras civiles y consolidaci\u00f3n de la paz, 1970 a 2002","number":"2","index":"","byteoffset":null,"anchor":"Reducci.C3.B3n_del_n.C3.BAmero_de_guerras_civiles_y_consolidaci.C3.B3n_de_la_paz.2C_1970_a_2002"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Principales conflictos armados durante el per\u00edodo 1980-2003","number":"3","index":"","byteoffset":null,"anchor":"Principales_conflictos_armados_durante_el_per.C3.ADodo_1980-2003"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Conflictos armados, 1989-2003","number":"4","index":"","byteoffset":null,"anchor":"Conflictos_armados.2C_1989-2003"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Porcentaje de conflictos armados por continentes y regiones, 1990-2002","number":"5","index":"","byteoffset":null,"anchor":"Porcentaje_de_conflictos_armados_por_continentes_y_regiones.2C_1990-2002"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Conflictos armados entre estados y en el interior de los estados, 1989-2003","number":"6","index":"","byteoffset":null,"anchor":"Conflictos_armados_entre_estados_y_en_el_interior_de_los_estados.2C_1989-2003"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Conflicto, conflicto violento, conflicto armado y guerra","number":"7","index":"2","fromtitle":"Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004","byteoffset":6195,"anchor":"Conflicto.2C_conflicto_violento.2C_conflicto_armado_y_guerra"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"El siglo XX: niveles de conflictividad sin precedentes en la historia de la humanidad","number":"8","index":"3","fromtitle":"Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004","byteoffset":8770,"anchor":"El_siglo_XX:_niveles_de_conflictividad_sin_precedentes_en_la_historia_de_la_humanidad"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"La conflictividad despu\u00e9s de la Segunda Guerra Mundial. El decenio anterior al fin de la Guerra Fr\u00eda","number":"9","index":"4","fromtitle":"Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004","byteoffset":10782,"anchor":"La_conflictividad_despu.C3.A9s_de_la_Segunda_Guerra_Mundial._El_decenio_anterior_al_fin_de_la_Guerra_Fr.C3.ADa"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Conflictos armados y guerras desde el fin de la Guerra Fr\u00eda","number":"10","index":"5","fromtitle":"Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004","byteoffset":16567,"anchor":"Conflictos_armados_y_guerras_desde_el_fin_de_la_Guerra_Fr.C3.ADa"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"\u00bfC\u00f3mo ha evolucionado la conflictividad desde el fin de la Guerra Fr\u00eda?","number":"10.1","index":"6","fromtitle":"Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004","byteoffset":16632,"anchor":".C2.BFC.C3.B3mo_ha_evolucionado_la_conflictividad_desde_el_fin_de_la_Guerra_Fr.C3.ADa.3F"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"\u00bfC\u00f3mo se distribuye y evoluciona la conflictividad por \u00e1reas geopol\u00edticas?","number":"10.2","index":"7","fromtitle":"Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004","byteoffset":20041,"anchor":".C2.BFC.C3.B3mo_se_distribuye_y_evoluciona_la_conflictividad_por_.C3.A1reas_geopol.C3.ADticas.3F"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Las causas de las guerras","number":"11","index":"8","fromtitle":"Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004","byteoffset":25409,"anchor":"Las_causas_de_las_guerras"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"\u00bfNuevas o viejas guerras? Caracter\u00edsticas de los conflictos armados actuales","number":"12","index":"9","fromtitle":"Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004","byteoffset":28304,"anchor":".C2.BFNuevas_o_viejas_guerras.3F_Caracter.C3.ADsticas_de_los_conflictos_armados_actuales"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"La mayor\u00eda de los conflictos son internos","number":"12.1","index":"10","fromtitle":"Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004","byteoffset":28386,"anchor":"La_mayor.C3.ADa_de_los_conflictos_son_internos"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Se trata de conflictos de muy larga duraci\u00f3n","number":"12.2","index":"11","fromtitle":"Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004","byteoffset":31219,"anchor":"Se_trata_de_conflictos_de_muy_larga_duraci.C3.B3n"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Continuidad y cambio en las guerras del mundo actual","number":"12.3","index":"12","fromtitle":"Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004","byteoffset":32498,"anchor":"Continuidad_y_cambio_en_las_guerras_del_mundo_actual"},{"toclevel":2,"level":"3","line":"Las guerras asim\u00e9tricas. Las amenazas del terrorismo transnacional","number":"12.4","index":"13","fromtitle":"Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004","byteoffset":39593,"anchor":"Las_guerras_asim.C3.A9tricas._Las_amenazas_del_terrorismo_transnacional"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Sistemas conflictivos regionales","number":"13","index":"","byteoffset":null,"anchor":"Sistemas_conflictivos_regionales"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Tipos de desacuerdo y de incompatibilidades","number":"14","index":"","byteoffset":null,"anchor":"Tipos_de_desacuerdo_y_de_incompatibilidades"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Terrorismo y perspectivas hist\u00f3ricas: comprender y evitar el pasado","number":"15","index":"","byteoffset":null,"anchor":"Terrorismo_y_perspectivas_hist.C3.B3ricas:_comprender_y_evitar_el_pasado"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Conceptos b\u00e1sicos","number":"16","index":"","byteoffset":null,"anchor":"Conceptos_b.C3.A1sicos"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Bibliograf\u00eda","number":"17","index":"","byteoffset":null,"anchor":"Bibliograf.C3.ADa"},{"toclevel":1,"level":"2","line":"Enlaces Webs","number":"18","index":"","byteoffset":null,"anchor":"Enlaces_Webs"}]}} ) [24] => Array ( [key] => images [value] => Array ( [0] => //img.mienciclo.com/thumb/c/c6/Guerras_y_conflictos_armados2.jpg/440px-Guerras_y_conflictos_armados2.jpg [1] => //img.mienciclo.com/thumb/5/5d/Guerras_y_conflictos_armados5.jpg/440px-Guerras_y_conflictos_armados5.jpg [2] => https://img.mienciclo.com/c/c0/20-02-Reducción_del_número_de_guerras_civiles.svg [3] => //img.mienciclo.com/thumb/7/72/Guerras_y_conflictos_armados8.jpg/440px-Guerras_y_conflictos_armados8.jpg [4] => https://img.mienciclo.com/f/f4/20-02-Principales_conflictos_armados_durante_el_período_1980-2003.svg [5] => //img.mienciclo.com/thumb/8/84/Guerras_y_conflictos_armados9.jpg/440px-Guerras_y_conflictos_armados9.jpg [6] => //img.mienciclo.com/thumb/d/d8/Guerras_y_conflictos_armados10.jpg/440px-Guerras_y_conflictos_armados10.jpg [7] => https://img.mienciclo.com/3/3f/20-02-Principales_conflictos_armados_y_guerras_%281989-2003%29.svg [8] => //img.mienciclo.com/7/75/Guerras_y_conflictos_armados11.jpg [9] => https://img.mienciclo.com/0/06/20-02-Conflictos_armados,_1989-2003.svg [10] => //img.mienciclo.com/thumb/4/44/Guerras_y_conflictos_armados13.jpg/440px-Guerras_y_conflictos_armados13.jpg [11] => //img.mienciclo.com/thumb/2/28/Guerras_y_conflictos_armados14.jpg/440px-Guerras_y_conflictos_armados14.jpg [12] => https://img.mienciclo.com/7/76/20-02-Porcentaje_de_conflictos_armados_por_continentes_y_regiones.svg [13] => //img.mienciclo.com/thumb/d/dd/Guerras_y_conflictos_armados15.jpg/440px-Guerras_y_conflictos_armados15.jpg [14] => https://img.mienciclo.com/5/5e/20-02-%C3%8Dndice_de_Desarrollo_Humano.svg [15] => //img.mienciclo.com/thumb/e/eb/Guerras_y_conflictos_armados19.jpg/440px-Guerras_y_conflictos_armados19.jpg [16] => //img.mienciclo.com/thumb/0/01/Guerras_y_conflictos_armados22.jpg/440px-Guerras_y_conflictos_armados22.jpg [17] => https://img.mienciclo.com/a/a2/20-02-Conflictos_armados_entre_estados_y_en_el_interior_de_los_estados.svg [18] => //img.mienciclo.com/thumb/4/4c/Guerras_y_conflictos_armados25.jpg/440px-Guerras_y_conflictos_armados25.jpg [19] => //img.mienciclo.com/thumb/6/6c/Guerras_y_conflictos_armados26.jpg/440px-Guerras_y_conflictos_armados26.jpg [20] => //img.mienciclo.com/thumb/8/8f/Guerras_y_conflictos_armados1.jpg/401px-Guerras_y_conflictos_armados1.jpg [21] => //img.mienciclo.com/thumb/2/21/Guerras_y_conflictos_armados3.jpg/383px-Guerras_y_conflictos_armados3.jpg [22] => //img.mienciclo.com/thumb/c/c6/Guerras_y_conflictos_armados4.jpg/347px-Guerras_y_conflictos_armados4.jpg [23] => //img.mienciclo.com/thumb/6/64/Guerras_y_conflictos_armados6.jpg/316px-Guerras_y_conflictos_armados6.jpg [24] => //img.mienciclo.com/thumb/5/5d/Guerras_y_conflictos_armados7.jpg/206px-Guerras_y_conflictos_armados7.jpg [25] => //img.mienciclo.com/thumb/f/fc/Guerras_y_conflictos_armados17.jpg/384px-Guerras_y_conflictos_armados17.jpg [26] => //img.mienciclo.com/thumb/f/fc/Guerras_y_conflictos_armados20.jpg/394px-Guerras_y_conflictos_armados20.jpg [27] => //img.mienciclo.com/thumb/5/58/Guerras_y_conflictos_armados21.jpg/384px-Guerras_y_conflictos_armados21.jpg [28] => //img.mienciclo.com/thumb/8/81/Guerras_y_conflictos_armados23.jpg/318px-Guerras_y_conflictos_armados23.jpg [29] => //img.mienciclo.com/thumb/5/50/Guerras_y_conflictos_armados24.jpg/420px-Guerras_y_conflictos_armados24.jpg [30] => //img.mienciclo.com/thumb/d/d9/Guerras_y_conflictos_armados27.jpg/180px-Guerras_y_conflictos_armados27.jpg [31] => https://ibero.mienciclo.com/images/ge-salvat.png [32] => https://img-global.mienciclo.com/comun/comunes/copy.png ) ) [25] => Array ( [key] => svgs [value] => Array ( ) ) [26] => Array ( [key] => doPage [value] => Array ( [success] => 1 [page] => Array ( [title] => Guerras y conflictos armados, 1980-2004 [pageid] => 1178097 [text] =>
Refugiados de etnia hutu procedentes de Ruanda en campo de Magare en Burundi durante la Gran crisis de refugiados de los Grandes Lagos. La guerra civil que enfrentó durante años a las etnias hutu y tutsi en Ruanda conllevó la masiva huida de la población a los países vecinos.
Refugiados de etnia hutu procedentes de Ruanda en campo de Magare en Burundi durante la Gran crisis de refugiados de los Grandes Lagos. La guerra civil que enfrentó durante años a las etnias hutu y tutsi en Ruanda conllevó la masiva huida de la población a los países vecinos.
Hongo atómico que se produjo tras el lanzamiento de la bomba atómica por Estados Unidos sobre Hiroshima en 1945 durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, que devastó la ciudad japonesa y causó un gran número de muertos y afectados por la radiación.
Hongo atómico que se produjo tras el lanzamiento de la bomba atómica por Estados Unidos sobre Hiroshima en 1945 durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, que devastó la ciudad japonesa y causó un gran número de muertos y afectados por la radiación.

Introducción

Reducción del número de guerras civiles y consolidación de la paz, 1970 a 2002

Angela Merkel, Mijail Gorbachov, George Bush padre, Helmut Kohl, Horst Koehler y Bernhard Vogel en el 20 aniversario de la caída del muro de Berlin. Gorbachov, que fue elegido secretario general del PCUS en 1985, propuso un programa de reformas que a la larga provocó la desintegración de la Unión Soviética.
Angela Merkel, Mijail Gorbachov, George Bush padre, Helmut Kohl, Horst Koehler y Bernhard Vogel en el 20 aniversario de la caída del muro de Berlin. Gorbachov, que fue elegido secretario general del PCUS en 1985, propuso un programa de reformas que a la larga provocó la desintegración de la Unión Soviética.

Principales conflictos armados durante el período 1980-2003

Soldados israelíes limpian el cañón de tanque después de haber disparado varios proyectiles en Gaza. El conflicto entre Israel y Palestina parece no tener fin, y ambas comunidades sufren desde hace décadas las consecuencias de la violencia en sus territorios.
Soldados israelíes limpian el cañón de tanque después de haber disparado varios proyectiles en Gaza. El conflicto entre Israel y Palestina parece no tener fin, y ambas comunidades sufren desde hace décadas las consecuencias de la violencia en sus territorios.
Miliciando de la Alianza del Norte, de Afganistán, reforzado con material militar estadounidense. Esta grupo armado avanzó hacia Kabul el 13 de noviembre de 2001. Tras lograr apoderarse de la capital, forzaron la retirada de las tropas talibanes a las provincias lo que significó el principio del fin de la contienda.
Miliciando de la Alianza del Norte, de Afganistán, reforzado con material militar estadounidense. Esta grupo armado avanzó hacia Kabul el 13 de noviembre de 2001. Tras lograr apoderarse de la capital, forzaron la retirada de las tropas talibanes a las provincias lo que significó el principio del fin de la contienda.
Principales conflictos armados y guerras (1989-2003)
Aung San Suu Kyi, en diciembre de 2011. Aunque la líder de la Liga Nacional por la Democracia venció en las elecciones generales de 1990 no pudo acceder al cargo porque la junta militar se negó a entregarle el poder y la sometió a un arresto domiciliario intermitente.
Aung San Suu Kyi, en diciembre de 2011. Aunque la líder de la Liga Nacional por la Democracia venció en las elecciones generales de 1990 no pudo acceder al cargo porque la junta militar se negó a entregarle el poder y la sometió a un arresto domiciliario intermitente.

Conflictos armados, 1989-2003

Un combatiente de la milicia chechena se refugia detrás de un BMP-2 quemado, tanque ruso. Foto por Mikhail Evstafiev. A mediados de 1999, tras una tregua de cuatro años, retornó la tensión nacionalista; las tropas rusas ocuparon de nuevo el territorio y bombardearon los centros de resistencia chechena. Al finalizar la guerra, en febrero de 2000, Grozny quedó totalmente destruida.
Un combatiente de la milicia chechena se refugia detrás de un BMP-2 quemado, tanque ruso. Foto por Mikhail Evstafiev. A mediados de 1999, tras una tregua de cuatro años, retornó la tensión nacionalista; las tropas rusas ocuparon de nuevo el territorio y bombardearon los centros de resistencia chechena. Al finalizar la guerra, en febrero de 2000, Grozny quedó totalmente destruida.
Dos tanques norteamericanos cruzan las «Manos de la Victoria» tras la toma de Bagdad. Tras acusar al gobierno iraquí de poseer armas de destrucción masiva la coalición angloestadounidense llevó a cabo la invasión de Iraq sin el beneplácito del Consejo de Seguridad de la ONU, el 20 de marzo de 2003.
Dos tanques norteamericanos cruzan las «Manos de la Victoria» tras la toma de Bagdad. Tras acusar al gobierno iraquí de poseer armas de destrucción masiva la coalición angloestadounidense llevó a cabo la invasión de Iraq sin el beneplácito del Consejo de Seguridad de la ONU, el 20 de marzo de 2003.

Porcentaje de conflictos armados por continentes y regiones, 1990-2002

Adolf Hitler dando un discurso en una carpa en Karlsruhe, 1936. Hitler y sus colaboradores idearon una campaña de propaganda sin precedentes e instrumentalizaron las diferencias, principalmente etno-culturales y religiosas, para llevar a cabo uno de los mayores genocidios de la historia de la humanidad.
Adolf Hitler dando un discurso en una carpa en Karlsruhe, 1936. Hitler y sus colaboradores idearon una campaña de propaganda sin precedentes e instrumentalizaron las diferencias, principalmente etno-culturales y religiosas, para llevar a cabo uno de los mayores genocidios de la historia de la humanidad.
Índice de Desarrollo Humano
Los jefes bereberes de Jenifra (Khénifra) se someten al general Francés Poeymirau. Ilustración de L'Illustration publicado el 17 de Julio de 1920. Los beréberes, que ya lucharon con brío contra la colonización francesa, siguen reivindicando su identidad y cultura.
Los jefes bereberes de Jenifra (Khénifra) se someten al general Francés Poeymirau. Ilustración de L'Illustration publicado el 17 de Julio de 1920. Los beréberes, que ya lucharon con brío contra la colonización francesa, siguen reivindicando su identidad y cultura.
Campo de refugiados de Buhimba, República Democrática del Congo, de 17000 personas. Reparto de alimentos por raciones, proceso a menudo controlado por mafias. En las guerras actuales las violaciones, los asesinatos y los desplazamientos forzosos se convierten en estrategias militares, que afectan especialmente a las mujeres.
Campo de refugiados de Buhimba, República Democrática del Congo, de 17000 personas. Reparto de alimentos por raciones, proceso a menudo controlado por mafias. En las guerras actuales las violaciones, los asesinatos y los desplazamientos forzosos se convierten en estrategias militares, que afectan especialmente a las mujeres.

Conflictos armados entre estados y en el interior de los estados, 1989-2003

Derrumbe de la primera torre del World Trade Center provocado por el impacto de un avión pilotado por terroristas de al-Qaeda, el 11 de septiembre de 2001. El ataque, sin precedentes en suelo americano, causó miles de muertos y heridos.
Derrumbe de la primera torre del World Trade Center provocado por el impacto de un avión pilotado por terroristas de al-Qaeda, el 11 de septiembre de 2001. El ataque, sin precedentes en suelo americano, causó miles de muertos y heridos.
Portadas de periódicos estadounidenses señalando al líder de la red terrorista islamista Al Qaeda Osama bin Laden como responsable d elos atentados del 11 de septiembre de 2001. Desde el fin de la Guerra Fría el desequilibrio y la desigualdad de fuerzas se ha acentuado a nivel mundial poniendo en peligro la estabilidad internacional.
Portadas de periódicos estadounidenses señalando al líder de la red terrorista islamista Al Qaeda Osama bin Laden como responsable d elos atentados del 11 de septiembre de 2001. Desde el fin de la Guerra Fría el desequilibrio y la desigualdad de fuerzas se ha acentuado a nivel mundial poniendo en peligro la estabilidad internacional.

Conflicto, conflicto violento, conflicto armado y guerra

Conflicto, en el sentido de interacción social en la que intervienen comportamientos antagónicos u hostiles, algo en sí completamente normal en cualquier sociedad, no es equivalente a conflicto “violento”. Hay muchos conflictos políticos entre colectividades y entre estados que no desembocan, necesariamente, en conflictos armados o guerras. Junto a conflictos que terminan generando enfrentamientos armados y guerras civiles, como, por ejemplo, la desintegración de la antigua Yugoslavia, el contencioso Iraq-Irán, la instrumentalización política de las diferencias étnicas en Ruanda (hutustutsis) etc., hay otros, por el contrario, que encuentran vías de resolución pacífica: la separación rusoucraniana, la supresión del apartheid sudafricano, el contencioso entre los separatistas de Quebec y los canadienses anglófonos o la disputa sobre el canal de Beagle entre Chile y Argentina. Por tanto, la secuencia que lleva de la existencia de conflictos a la violencia y de ésta a los enfrentamientos armados, no es inevitable, con lo que siempre existe una vía abierta a la prevención y a la resolución de los conflictos, incluso para los que parecen más difíciles de resolver, como los que tienen un fuerte componente étnico. En otras palabras, la paz es posible (V. Fisas). Según el informe del Grupo de Alto Nivel sobre las amenazas, los desafíos y el cambio, designado por el Secretario General de las Naciones Unidas, –Un mundo más seguro: la responsabilidad que compartimos (2004)–, la negociación ha permitido poner fin a más guerras civiles en los últimos 15 años que en los dos siglos anteriores, “debido en gran parte a que las Naciones Unidas han proporcionado liderazgo, oportunidades de negociación, coordinación estratégica y los recursos necesarios para su aplicación. Se han podido salvar centenares de miles de vidas y se ha aumentado la estabilidad regional e internacional”. Y todo ello a pesar de grandes fracasos de la “comunidad internacional”, tanto en la prevención de conflictos como en la preservación de la paz. La mediación logró poner fin tan sólo a un 25 % de las guerras civiles y en muy pocos casos se pudieron reunir los recursos políticos y materiales necesarios para que el acuerdo entrara en vigor. Los peores fracasos de las Naciones Unidas en casos de violencia civil se han producido ante situaciones de depuración étnica y genocidio (Acuerdo de Bicesse de 1991 para Angola, Acuerdo de Arusha de 1993 para Ruanda, Bosnia-Herzegovina, Afganistán, Kosovo, Sudán...).

El siglo XX: niveles de conflictividad sin precedentes en la historia de la humanidad

Los conflictos y las guerras han conformado la historia reciente de buena parte de la humanidad. En los últimos trescientos años han estallado en el conjunto del planeta unos 500 conflictos bélicos: 80 en el siglo XVIII, 170 en el siglo XIX y aproximadamente 260 en el siglo XX. Este último se ha caracterizado por un nivel de conflictividad sin precedentes. Más del 50 % de todas las confrontaciones armadas de los tres últimos siglos han tenido lugar en la pasada centuria. La cifra exacta de víctimas no es conocida pero los cálculos más fiables sugieren que al menos entre 130 y 150 millones de personas perdieron la vida en los conflictos de este último siglo. El nivel de la conflictividad no fue homogéneo a lo largo de la centuria: el mayor número de guerras y de guerras civiles se produjo después de 1945, mientras que antes de 1914 y durante el período de entreguerras el mundo fue relativamente pacífico. Con todo, la devastación provocada por las dos guerras mundiales no ha tenido parangón en la historia de la humanidad. Durante la Segunda Guerra Mundial, las pérdidas humanas fueron cuatro veces superiores a las de la Primera (unos 55 millones frente a unos 13).

De esta manera, la humanidad y muy especialmente el mundo desarrollado ha sido incapaz de poner al servicio de la convivencia el enorme potencial generado por el desarrollo científico, tecnológico e industrial a lo largo de la historia contemporánea. Las conquistas de la ciencia y de la tecnología han permitido mejorar de forma cualitativa las condiciones de vida de la población, pero también han sido utilizadas para provocar niveles de destrucción muy superiores a los de épocas anteriores. La persistencia de los conflictos armados y las guerras, la intensificación de la violencia, han terminado por cuestionar el mito del progreso indefinido, que desde el siglo XVIII se había considerado inevitable e irreversible (M. Salvadori).

La conflictividad después de la Segunda Guerra Mundial. El decenio anterior al fin de la Guerra Fría

La Guerra Fría fue una época en la que las guerras locales y los conflictos interétnicos causaban estragos. Desde 1946 hasta 2003, se han contabilizado 229 conflictos armados en 148 países (M. Eriksson y P. Wallensteen). El número de guerras activas en cada año ha aumentado de manera regular desde la finalización de la Segunda Guerra Mundial, pasando de una docena en la década de 1950 a una veintena en la siguiente, para situarse entorno a las cuarenta en la de 1980. Además, las guerras muestran una tendencia a prolongarse en el tiempo: desde 1945, duran, por término medio, más de cinco años.

Desde el punto de vista de la conflictividad, el período 1980-1989 es especialmente interesante. En el terreno internacional, se produce un cambio significativo de estrategia de las dos superpotencias, que condicionará de manera directa o indirecta los diferentes conflictos activos en estos años. Entre 1975 y 1980 se asiste a un repliegue de Estados Unidos después de su fracaso en Vietnam (1975, caída de Saigón) y a una extensión notable del área de influencia de la potencia rival, la Unión Soviética, gracias al apoyo que proporciona a movimientos de liberación (Angola, Mozambique, Nicaragua), a regímenes en el poder (Afganistán, a partir de abril de 1978), a la intervención militar interpuesta en Angola (tropas cubanas) y Etiopía, o, finalmente, mediante una acción armada directa, caso de Afganistán en diciembre de 1979, que tensó al máximo los sistemas económico y militar soviéticos y agravó el enfrentamiento Este-Oeste.

Con Ronald Reagan en la presidencia de Estados Unidos (ganó las elecciones a Jimmy Carter en 1980 y fue reelegido en 1984) cambia el panorama político internacional. Reagan decidió enfrentarse firmemente al “expansionismo” de la URSS y basó su estrategia, en parte, en dar apoyo indirecto, militar, logístico y económico, a todos los grupos que se oponían a los regímenes que la administración norteamericana consideraba pro soviéticos. Entre éstos cabe destacar a la Contra nicaragüense, a la UNITA (Unión Nacional para la Independencia Total de Angola, de Jonas Savimbi), a los muyahidins afganos o al RENAMO (Resistencia Nacional de Mozambique). El objetivo era evitar una confrontación directa con la otra superpotencia (riesgo nuclear) y trasladar el enfrentamiento Este-Oeste a regiones periféricas aprovechando los conflictos ya existentes. Proliferaron, en consecuencia, las denominadas guerras “de baja intensidad” (J.-M. Balencie y A. De La Grange), circunscritas geográficamente y de mayor duración que las de etapas anteriores de la Guerra Fría, que tenían graves consecuencias para las poblaciones afectadas (hambre, desplazamientos, concentración en campos de refugiados, numerosas víctimas entre la población civil, destrucción de infraestructuras, etc.).

La llegada al poder de Mijaíl Gorbachov (1985) y la reorientación política que impuso, abrió un proceso que, a la larga, provocaría la desintegración del imperio soviético. Pero también tuvo decisivas consecuencias en la esfera internacional y, más concretamente, en los diferentes escenarios conflictivos. Esta reorientación vino, en parte, forzada por las dificultades crecientes que experimentaba la Unión Soviética en mantener su estatus de “gran potencia”, que la obligaba a seguir una política de apoyo a movimientos que se proclamaban “socialistas”, a intervenir en países periféricos del sistema internacional (Afganistán, África y América Latina...) y, sobre todo, a hacer frente al elevado coste que imponía una carrera armamentista, recientemente impulsada con la nueva Iniciativa de Defensa Estratégica de la administración norteamericana. En política exterior, se produjo un repliegue estratégico: salida de Afganistán (1989), cese de la intervención en el área geopolítica de África sudoriental –retirada de las tropas cubanas de Angola y vía libre a la independencia de Namibia–, de Oriente Medio –apoyo a las iniciativas de paz y restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Israel– y del golfo Pérsico (intentos de aproximación al régimen de los ayatolás iraníes). En América Central, la URSS no se opuso a la convocatoria de elecciones libres en Nicaragua (que culminaron con la derrota sandinista y la victoria en las urnas de Violeta Chamorro, candidata de la oposición) y cesó en el apoyo a la guerrilla salvadoreña. En definitiva, a finales de la década de 1980, Estados Unidos y la Unión Soviética, dejaron de instrumentalizar y de avivar los conflictos armados y las guerras del Tercer Mundo para entrar en una nueva fase caracterizada por el cese de hostilidades que culminaría en el fin de la Guerra Fría, después del desplome de uno de los dos contendientes.

Pero si analizamos la tabla de la página anterior, en la que se han recogido los principales conflictos armados activos durante la última fase del enfrentamiento bipolar, podremos observar que la mayoría –aproximadamente, un 75 %– de los conflictos más graves se iniciaron con bastante antelación y que, en consecuencia, responden a una lógica y a unos condicionantes, locales o regionales, que son perfectamente explicables al margen de los cambios que se producen en el terreno internacional en un momento determinado. Este sería el caso, por citar sólo algunos de los más relevantes, de la India y Pakistán sobre la región de Cachemira, de la guerra de guerrillas de Colombia, del conflicto entre Israel y la población palestina, de la guerra civil de Sudán, del conflicto del País Vasco en España, del de Afganistán y de tantos otros. También es interesante destacar que en un porcentaje muy elevado (un 75 %) estos conflictos y guerras persisten en la actualidad.

Conflictos armados y guerras desde el fin de la Guerra Fría

¿Cómo ha evolucionado la conflictividad desde el fin de la Guerra Fría?

El cambio en el panorama internacional provocado por el fin del enfrentamiento bipolar no ha tenido consecuencias uniformes sobre la conflictividad mundial. En algunos casos ha facilitado la resolución de algunos conflictos de ámbito local, especialmente aquellos que más habían agudizado la confrontación entre bloques, como por ejemplo, Namibia, el apartheid sudafricano o el de numerosos focos de violencia (protagonizada tanto por los movimientos guerrilleros como por el estado) de América Central y América del Sur (El Salvador, Nicaragua) o Camboya. En otros, por el contrario, el fin de la Guerra Fría ha hecho posible la aparición de nuevos conflictos (guerra del golfo Pérsico) o la reanudación de antiguas guerras que permanecían aletargadas: como las sobrevenidas en la periferia del Imperio Soviético (antigua Yugoslavia, Cáucaso, Tadjikistán...). En muchos casos y especialmente en Asia (Myanmar, Cachemira, Sri Lanka...) y en África (Grandes Lagos, África Occidental, Sudán...), los efectos del cambio en el sistema político mundial sobre las situaciones internas o regionales se han hecho esperar, cuando no han sido marginales o decepcionantes, como ha ocurrido, por ejemplo, con el contencioso árabe-israelí (G. Salamé).

De lo que no cabe duda es que, en términos generales, el nuevo orden internacional no atenuó, en un primer momento, los niveles de conflictividad, ya que el mapa del mundo posterior a la Guerra Fría aparece punteado de zonas de conflicto y de guerras.

El Uppsala Conflict Data Project considera “conflicto armado” cualquier contienda manifiesta por el gobierno de un estado, por la posesión de un territorio, o por ambos, en la que el uso de la fuerza armada por las partes implicadas – de las que al menos una es el gobierno de un Estado – provoca un mínimo de 25 muertos.

Un conflicto armado “menor” es aquel que durante el curso de la contienda ocasiona entre 25 y 1.000 muertes por los enfrentamientos. Un conflicto armado sería “intermedio” cuando el número de víctimas directamente provocado por la contienda supera los 1000 muertos, sin alcanzar el millar en un solo año.

“Guerra” es aquel conflicto armado que provoca más de 1.000 muertos en combate en un solo año. Los conflictos “principales”, o “más importantes”, englobarían a los “intermedios” y a las “guerras”.

De los 229 conflictos armados en 148 países para el período posterior a la Segunda Guerra Mundial (1946-2003), se encontraban activos 116 en 78 países en el período posterior al fin de la Guerra Fría (1989-2003), 46 alcanzaron el nivel de máxima intensidad (guerra), 14 fueron de intensidad media y el resto, 56, de orden menor. A comienzos de la década de 1990, el número total de conflictos armados aumentó de manera rápida respecto al período anterior. Con todo, hacia mediados de la misma década, el nivel de conflictividad empezó a caer de manera significativa. En el año 2003 se registraron 29, mientras que en los dos años anteriores fueron respectivamente de 35 y de 31. En el momento de máxima conflictividad del período posterior al fin de la Guerra Fría, el número ascendió a 51 (1991). Algunos países padecen más de un conflicto (en África: Angola, Etiopía, Níger, Sudán; en Asia: Camboya, Filipinas, India, Indonesia, Myanmar, Sri Lanka; en Europa: la antigua Yugoslavia, Georgia, Rusia).

¿Cómo se distribuye y evoluciona la conflictividad por áreas geopolíticas?

Durante los catorce años del período 1990-2003, los conflictos se concentran en África y en Asia, de la misma manera que ya sucedía desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

De acuerdo con la información proporcionada por el SIPRI (Stockholm International Peace Research Institute) sobre la distribución de los conflictos “de mayor gravedad” (“intermedios” y “guerras”) podemos destacar que:

África registró 19 conflictos en los años 1990-2002 (Argelia, Angola, Burundi, Chad, Etiopía –Eritrea–, Eritrea-Etiopía, Guinea-Bissau, Liberia, Marruecos, Mozambique, República del Congo, República Democrática del Congo –dos conflictos–, Ruanda, Somalia, Sudáfrica y Uganda). Aunque se produjo una importante reducción del número de conflictos en África desde 1991 a 1996, los sucesos acaecidos en la región de los Grandes Lagos, en África Central, hicieron aumentar los tres del año 1996 a once en 1998 y 1999, el mismo número que los contabilizados en los años 1990 y 1991. La conflictividad se redujo durante los años 2000-2002. Eritrea y Etiopía protagonizaron la única colisión entre estados del período 1990-2001. Estos conflictos se caracterizan por un fuerte componente identitario, con importantes desplazamientos (internos y externos) de población, y por presentar una dimensión regional, ya que en al menos siete de los conflictos internos de los años 1990-2002 se produjo una intervención militar por parte de algunos estados: Angola, Guinea- Bissau, República del Congo, República Democrática del Congo, Sierra Leona y Somalia. En el año 2003, se añadieron a los anteriormente indicados los conflictos de Costa de Marfil, Senegal y Sudán.

En América, encontramos 5 conflictos en el período 1990-2002 (Colombia, El Salvador, Guatemala, Perú y Estados Unidos –gobierno de Estados Unidos y Al Qaeda–). De los cuatro principales registrados en el año 1990, dos permanecían activos en el año 2003. No se han producido en América contiendas importantes entre estados durante el período con excepción del conflicto fronterizo entre Ecuador y Perú, en enero de 1995. Los conflictos de esta región no tienen relación directa con problemas de naturaleza identitaria o con intentos secesionistas, aunque en el caso de Guatemala, algunos grupos guerrilleros incluyen el hecho étnico en el discurso revolucionario con el objetivo de movilizar a las comunidades indígenas (especialmente por parte de la Organización del Pueblo en Armas y del Ejército Guerrillero de los Pobres; en menor medida en el caso del Partido Guatemalteco del Trabajo y de las Fuerzas Armadas Rebeldes).

En Asia se han detectado 17 enfrentamientos armados graves en el período 1990-2002 (Afganistán, Myanmar –Kachin; Karen y Shan–, Camboya, Filipinas, Filipinas –Mindanao–, India –Cachemira–, India –Punjab–, India –Assam–, India-Pakistán, Indonesia –Timor Oriental, Aceh–, Nepal, Sri Lanka –Tamil– y Tadjikistán). Prácticamente todos continuaban en el año 2003. India y Pakistán chocaron de nuevo durante el período 1990-2002 (1990, 1992 y 1996-2002). En el conflicto interno de Tadjikistán (activo en los años 1992-1996) y en el de Afganistán (en el año 2001) constatamos la intervención de otros estados con tropas regulares. De la misma manera que en Oriente Medio, la mayoría de los conflictos se iniciaron mucho antes de los años 1990. En Asia Central, los conflictos tienen relación con la desintegración del imperio soviético y presentan un fuerte componente identitario y secesionista. En estos casos, las luchas entre facciones son, también, muy importantes.

En Europa, hubo un total de ocho conflictos durante el período 1990-2002 (Azerbaiján, Bosnia-Herzegovina –República Srpska–, Bosnia-Herzegovina –Herzeg-Bosna–, Croacia, Georgia, Rusia, la República Federal Socialista de Yugoslavia –Croacia– y la República Federal de Yugoslavia –Kosovo–). El número anual ha descendido desde el año de máxima intensidad (1993), a cinco. El único conflicto armado importante en Europa en los años 2002 y 2003 era el de Chechenia (Rusia). Todos los enfrentamientos tenían relación con la desintegración de la Unión Soviética y Yugoslavia, y no se produjeron conflictos mayores entre estados. En cinco de los ocho conflictos en Europa en el período 1990-2002, otros estados intervinieron mediante el envío de tropas regulares (Azerbaiján, los dos conflictos en Bosnia-Herzegovina, Croacia y la República Federal de Yugoslavia, Kosovo).

Se han registrado nueve conflictos en Oriente Medio en el período 1990-2002 (Irán, Irán –población kurda–, Iraq, Iraq –población kurda–, Iraq-Kuwait, Líbano, Turquía y Yemen). Su número aumentó en 1990 y en 1991, pero la cifra permaneció prácticamente estable hasta experimentar una caída en 1997 y un nuevo descenso más intenso en 2002. Los conflictos más importantes en la región en 2002 han permanecido activos durante la mayor parte de estos años. Hubo tres confrontaciones entre estados (Iraq-Kuwait) en 1991 y entre Iraq y una coalición liderada por Estados Unidos para finalizar con la ocupación de Kuwait, en 1991, que se prolongó con acciones de castigo puntuales los años posteriores y la invasión de Iraq por Estados Unidos, Gran Bretaña y varios aliados más, en 2003. En las luchas internas del Líbano intervinieron otros estados, en 1990, con el envío de tropas.

Las causas de las guerras

No hay dos sociedades que hayan generado conflictos de manera absolutamente idéntica, ni éstos han seguido las mismas pautas una vez iniciados: la variabilidad es la norma. En opinión de Dan Smith, director del Instituto de Investigación para la Paz de Oslo, tan sólo se necesitan dos cosas para que estalle un conflicto: la existencia de un desacuerdo y los medios para luchar. La naturaleza del desacuerdo y los factores que desencadena la violencia a partir de dicho desacuerdo son extraordinariamente diversos. Es esta diversidad de causas posibles lo que dificulta la comprensión de las guerras. Las explicaciones unilaterales, unicausales, no son apropiadas para la explicación de los fenómenos sociales complejos, como los conflictos, las guerras civiles, las rebeliones, los movimientos armados. No hay una sola causa que, por sí sola y por importante que pueda parecer, sea responsable de un conflicto armado. La cuestión básica que debemos plantearnos no debería ser en ningún caso cuál de las causas que concurren en un conflicto armado es la más importante, sino cómo interactúan las diferentes causas –estructurales, coyunturales, factores desencadenantes– en cada caso, según las circunstancias concretas (políticas, sociales, económicas, culturales …) de cada zona del mundo donde estallan y las opciones que toman, en momentos cruciales, los diferentes protagonistas. Alguien (en plural), en última instancia, es responsable de movilizar a la población y de instrumentalizar políticamente las diferencias (de cualquier tipo, especialmente las etno-culturales y religiosas) y las tensiones que siempre existen en cualquier colectividad y entre colectividades.

Con todo, podemos establecer correlaciones significativas entre diversas variables y la conflictividad, a nivel mundial. Por ejemplo, los conflictos armados son más frecuentes en los países más pobres (P. Collier) y donde imperan sistemas políticos y económicos arbitrarios. La explicación es obvia: por una parte, los sistemas represivos no ofrecen vías para resolver de manera pacífica los problemas y, por otra, las sociedades que presentan una distribución injusta de la riqueza son potencialmente más inestables y propensas al estallido de conflictos violentos. La pobreza acrecienta la probabilidad de guerra civil.

Muchos autores han denunciado que las consecuencias negativas de la mundialización (desarrollo de tráficos ilícitos, propagación de enfermedades, degradación del medio ambiente, agravamiento de las desigualdades a nivel mundial y dentro de muchas sociedades) golpean con fuerza a muchas poblaciones, comunidades y estados y crean inseguridades e incertezas. Éstas son percibidas como amenazas a la seguridad y en muchos casos y lugares pueden motivar reacciones defensivas y respuestas identitarias (refugio en la propia comunidad) y/o enfrentamientos violentos.

¿Nuevas o viejas guerras? Características de los conflictos armados actuales

La mayoría de los conflictos son internos

Durante la última década del siglo XX y los primeros años del siglo XXI, la mayoría de los conflictos armados y de las más de cuarenta guerras activas en el mundo, son internos: tan sólo se han producido siete conflictos entre estados en el período 1989-2003: Iraq-Kuwait (1990-1991); EE.UU. y coalición contra Iraq; EEUU y coalición contra Afganistán; India- Pakistán; Etiopía-Eritrea; el conflicto fronterizo entre Ecuador y Perú, que provocó más de 300 muertos en enero de 1995; la guerra entre Armenia y Azerbaiján por el control de Nagorno-Karabaj, especialmente grave en los años 1992-1994. Por tanto, las guerras convencionales, es decir, entre estados, son escasas.

La mayoría de los conflictos internos transcienden sus fronteras, básicamente en dos sentidos. En primer lugar, porque la intervención en los mismos de potencias regionales o internacionales en defensa de sus intereses geopolíticos, apoyando a alguna de las partes enfrentadas, o interviniendo para imponer un acuerdo pacífico, en nombre de la seguridad y de la estabilidad regional, es moneda corriente. Ejemplos en esta línea serían la intervención en el conflicto de la República Democrática del Congo de Uganda, Ruanda y Angola; Estados Unidos, Arabia Saudí, Pakistán e Irán en Afganistán; Sudáfrica en Angola, etc. En segundo lugar, porque los desplazamientos de personas que buscan refugio en países vecinos, el comercio de armas, los tráficos ilícitos de todo tipo, la utilización de territorios próximos como refugio por parte de grupos armados, la actuación de las diásporas desde estados lejanos, etc., refuerzan la dimensión internacional de estos conflictos internos.

Algunos de los conflictos armados actuales se desarrollan dentro de estados en vías de desintegración. Son los que los analistas califican de “zonas grises”, las “entidades caóticas ingobernables” o los “estados en quiebra” o “fallidos”. Ejemplos son, entre otros: en el África subsahariana, en general (Liberia; Zaire-Congo; Sierra Leona; Somalia); en las zonas bajo control del narcotráfico en la América andina y amazónica (Colombia, Perú, Bolivia, Amazonia brasileña); en Asia (narcotraficantes y/o “señores de la guerra” en Afganistán); en Tailandia, Myanmar, Laos, Indonesia; en Sri Lanka (provincias tamiles); en los Balcanes; en el Cáucaso (Georgia, Armenia, Azerbaiján, Chechenia). La autoridad del estado puede hundirse completamente, como en el caso de Somalia, Sierra Leona o Liberia, durante los años 1990, o en Albania en el año 1997. O de manera menos dramática, un estado puede perder el control tan sólo de una parte de su territorio, como, por ejemplo, el caso de Rusia respecto de la república separatista de Chechenia, de Colombia sobre la región norte del país o de Sri Lanka sobre sus provincias tamiles.

Se trata de conflictos de muy larga duración

Aunque el fin de la Guerra Fría vio emerger nuevas guerras civiles, especialmente en las periferias de antiguos imperios (Unión Soviética, Imperio otomano), la mayoría de conflictos armados tienen raíces mucho más lejanas. Los viejos conflictos persisten: un 66 % de los conflictos duran desde hace más de 5 años y más del 30 % tienen una antigüedad de más de 20 años. En una tabla adjunta se recogen los conflictos de larga duración más importantes.

La mayoría de dichos conflictos se caracterizan por su componente identitario (étnico; religioso; cultural). En muchos casos, los problemas provienen del “legado colonial” (imposición de modelos “occidentales” de soberanía y de división territorial...) y suelen aparecer en países “en vías de desarrollo”, o “en transición política” o, finalmente, sometidos a procesos rápidos de modernización. Un elemento común a todos ellos es la pérdida de legitimidad del estado, incapaz de institucionalizar vías adecuadas para la resolución de los conflictos de todo tipo (sociales, económicos y políticos) que surgen en contextos de crisis (crecimiento demográfico; escasez de recursos) y sometido a presiones externas de dependencia (H. Miall, O. Ramsbotham y T. Woodhouse, 1999).

Continuidad y cambio en las guerras del mundo actual

Desde hace unos años, diversos analistas de la conflictividad mundial han creído percibir cambios significativos en las características y en las formas de “hacer la guerra” con relación a las que predominaban en la época de la Guerra Fría e incluso con las de la primera mitad del siglo XX. Entre los más relevantes, podemos citar a M. Van Creveld, M. Duffield, K. J. Holsti, M. Ignatieff, M. Kaldor, R. D. Kaplan, H. Münkler... Este último, por ejemplo, encuentra numerosas semejanzas entre estos conflictos armados y la Guerra de los Treinta Años, que ensangrentó la Europa del siglo XVII. Otros autores establecen analogías con las guerras medievales. En todo caso, las diferencias entre los conflictos actuales y las de otras épocas históricas son también notables.

¿Qué rasgos diferenciarían las “nuevas” guerras de las “antiguas”?

Podemos destacar diferencias notables en lo que se refiere a los objetivos políticos, que estarían más centrados en la consolidación de nuevas formas de poder basadas en la homogeneidad étnica que en los intereses del estado en política exterior. También se habría producido una pérdida de las referencias ideológicas centrales de la Guerra Fría. Las “nuevas guerras” no responderían, por regla general, a condicionantes ideológicos como los que predominaban en la inmediata descolonización. El nacionalismo, el socialismo y la democracia todavía forman parte de la retórica política, pero ya no vertebrarían ni los comportamientos ni las actitudes políticas. Los enfrentamientos son “locales” y se encuentran directamente determinados –salvo el terrorismo transnacional– por condicionantes geopolíticos particulares (J.-M. Balencie y A. De La Grange).

Pero las diferencias más notables tendrían relación con las formas de movilización, con la manera de hacer la guerra y con los sistemas de financiación, con las “economías de guerra”. En el primer caso, el temor, la corrupción, la instrumentalización política de las diferencias étnico-culturales y religiosas y de los medios de comunicación habrían substituido al reclutamiento o a la apelación al patriotismo por parte de las autoridades. En una encuesta realizada en Kenya, por ejemplo, un 82,4 % de los ciudadanos consultados manifestó que su gobierno fomentaba los conflictos étnicos para dividir a la oposición. Los gobiernos militares de Nigeria más recientes se han servido del federalismo para fomentar y manipular escisiones entre facciones... (W. Reno). En cuanto a la manera de hacer la guerra, se habría producido la privatización de la fuerza armada, de la violencia. Ya no serían los ejércitos tradicionales los responsables del control de las operaciones, por lo que los límites de la guerra se habrían vuelto más imprecisos: ya no predominarían las campañas organizadas con frentes bélicos bien delimitados, con armas de guerra pesadas; las declaraciones de guerra oficiales serían inexistentes... En su lugar encontraríamos frentes dispersos y fragmentados, batallas que nunca serían decisivas. En lugar de soldados regulares predominarían los grupos criminales y paramilitares, los mercenarios, los niños soldados. Un conjunto de transformaciones explicables, en parte, por el bajo costo de este tipo de guerras y por la disponibilidad de armas ligeras, que no exigirían períodos largos de formación. En este tipo de guerras, las atrocidades (la limpieza étnica, los asesinatos y violaciones sistemáticas, tendentes a aterrorizar y humillar a la población, el hambre, los desplazamientos forzosos) se convierten en estrategias de guerra, que afectan especialmente a las mujeres. La negociación de acuerdos de paz es difícil y cuando se consiguen no suelen ser respetados. Se conculcan sistemáticamente las prohibiciones, las restricciones y las regulaciones que impone el derecho internacional (convenciones de La Haya y de Ginebra). Tenemos, en último lugar, las denominadas economías de guerra. Con el fin de la Guerra Fría, la pérdida progresiva de los santuarios humanitarios fronterizos y de los recursos políticos y económicos que proporcionaban las grandes potencias, ha llevado a los movimientos armados a luchar por los recursos internos disponibles (humanos y materiales) (F. Jean, J.-Ch. Rufin y M. Kaldor). En estos casos, el esfuerzo bélico se financia a través de “economías paralelas”, que incluyen prácticas planificadas de depredación de los recursos internos (exportaciones no oficiales de madera, metales preciosos, oro, diamantes, minerales, tráfico de drogas, yacimientos petrolíferos y negocios criminales) y de la población civil, que constituye un objetivo prioritario de guerra y que es sometida a todo tipo de extorsiones. Al mismo tiempo, los recursos pueden provenir del exterior: estados aliados, multinacionales, diásporas, apropiación de la ayuda humanitaria... Contrariamente, los estados enfrentados en las guerras tradicionales financian sus esfuerzos bélicos mediante la recaudación de impuestos, la movilización de recursos por el estado y los préstamos exteriores.

Estos nuevos métodos de apropiación de recursos permiten prolongar la duración de los conflictos. Diversos grupos de intereses consideran que renunciar al uso de la fuerza comporta desventajas y no están interesados en conseguir la paz o mantenerla: los niños soldados, por ejemplo, pueden preferir utilizar las armas a sobrevivir mendigando, sectores de la población vivir del contrabando, el crimen organizado controlar las autoridades o hacerse directamente con el poder, los señores de la guerra desviar en beneficio propio la ayuda humanitaria... Muy a menudo, ya no es posible diferenciar las redes criminales que se esconden bajo reivindicaciones políticas, los restos de antiguos ejércitos y las milicias de los señores de la guerra que viven del pillaje o de la comercialización de productos prohibidos. De esta manera, los actores de estas guerras “nuevas” mantienen fuertes lazos y conexiones con los mercados globalizados y las organizaciones criminales internacionales (F. Jean y J.-Ch. Rufin).

Algunos de los conflictos, como los de Bosnia, Cáucaso, Chechenia, Kosovo, Liberia, República Democrática del Congo, Sierra Leona y algunos más, presentan muchas de las características antes señaladas y encajan relativamente bien en el modelo de “nuevas guerras” a que hacen referencia los autores mencionados. Pero la tipología de los conflictos bélicos actuales es más rica y compleja. Junto a este tipo coexisten conflictos que no encajan en este modelo, guerras tradicionales entre estados, y guerras “de nueva generación” (basadas en el ordenador, en la información), como las libradas por Estados Unidos en Afganistán e Iraq (A. Toffler y H. Toffler).

Por otra parte, cabe señalar que algunas de las características de los conflictos armados que se aducen para pregonar la “transformación de la guerra” (M. van Creveld) se pueden encontrar en muchos de los conflictos activos en los años 1945-89, como, por ejemplo, los de Afganistán, Angola, Biafra, Camboya, Somalia, Sri Lanka, Sudán y tantos otros.

Las guerras asimétricas. Las amenazas del terrorismo transnacional

Como ya hemos tenido ocasión de comentar, el recurso a la fuerza armada con objetivos políticos tiende a atenuarse a nivel mundial, pero, ¿es el mundo de hoy más seguro? ¿Lo es más o menos que en otras épocas históricas? No puede negarse que existe, en muchas partes del mundo, un sentimiento de inseguridad creciente. En los países occidentales, una parte de esta inseguridad viene motivada por la amenaza terrorista transnacional. ¿Cuál es su fuerza real? ¿Qué peligros encierra de cara al futuro?

De acuerdo con B. Courmont y D. Ribnikar, mientras que los estados actualmente más fuertes y poderosos han de basar su superioridad en los terrenos técnicos y militares y se ven obligados a respetar –aunque tan sólo sea para cubrir las apariencias y no siempre ni en todos los casos– un mínimo de normas y de reglas que fija el derecho internacional, los más débiles pueden recurrir a cualquier procedimiento para luchar contra los primeros. Los actores asimétricos pueden convertir su “debilidad” en una ventaja incuestionable y eludir e incluso aprovechar la misma fuerza de su adversario para causar daños muy elevados (en número de víctimas y en capacidad devastadora), como pusieron de manifiesto los atentados del World Trade Center en Nueva York (1993), el de Nairobi (1998), el de Mombasa (2002), el de Casablanca (2003), el del 11 de marzo de 2004, en Madrid, entre otros y, sobre todo, los del 11 de septiembre de 2001 en Washington y en Nueva York. Más allá de la actualidad y de las consecuencias de estos últimos, la asimetría actual encuentra sus orígenes en el desequilibrio, él mismo asimétrico, de las sociedades. En conjunto, la desigualdad y el desequilibrio de fuerzas se ha acentuado a nivel mundial desde el fin de la Guerra Fría, hasta el punto que los “focos de tensión” se multiplican y agravan y ponen en peligro la estabilidad internacional. Son los marginados por la “comunidad internacional” los que constituyen el núcleo de los que, en el futuro, pueden optar por la guerra asimétrica para dar a conocer sus reivindicaciones o exigencias. Tampoco nos encontraríamos ante un fenómeno nuevo: la pobreza, la exclusión y la marginación siempre ha estado en el origen de los movimientos revolucionarios o de determinadas formas de delincuencia. Pero los medios asimétricos permiten hoy alcanzar una capacidad destructiva hasta ahora desconocida, gracias a las oportunidades que proporciona la globalización y la mundialización económica: la opacidad del sistema financiero mundial, las tecnologías de la información y de la comunicación, las organizaciones en red, las facilidades que existen para la circulación de personas y bienes... Hay que plantearse seriamente los peligros potenciales que pueden representar estos conflictos en un futuro en que los “débiles” –transnacionales o no– podrán disponer de armas de destrucción masiva, nucleares, químicas o biológicas. El ejemplo del atentado con gas sarin en el metro de Tokio (1995), perpetrado por la secta budista Aum Shinrikyo, que provocó 12 muertos y lesiones a miles de personas, ¿es una premonición? Pero, ¿no debería afrontar, al mismo tiempo, la “comunidad internacional” las causas reales que, en muchos casos, explican –aunque nunca justifiquen- acciones de este tipo?


Sistemas conflictivos regionales

Muchos de los conflictos armados actuales están relacionados con otros de su misma área geopolítica. Aunque, aparentemente, pueden aparecer como conflictos distintos, de hecho, forman parte de sistemas conflictivos regionales, algunos de los cuales pueden alcanzar altos niveles de intensidad y de complejidad. Sistemas de este tipo existen en todas las regiones del mundo, pero los principales son: Europa Sudoriental: Yugoslavia (Kosovo), Croacia, Bosnia, Eslovenia, Eslavonia Oriental, Albania, Macedonia. Cáucaso: Azerbaiján, Georgia, Chechenia, Daguestán. Palestina: Israel- Palestina, Líbano, Israel-Siria, Israel-Jordania, Egipto, Iraq, Irán. Región del golfo Pérsico: Iraq-Kuwait, Estados Unidos et al., Irán-Iraq, Iraq, Irán, Arabia Saudita. Complejo kurdo: Iraq, Irán, Turquía, Siria. África Central, Occidental: Zaire, Congo (Kinshasa), Angola, Congo (Brazaville), Ruanda, Burundi, Uganda. África Central, Oriental: Uganda, Sudán, Kenya, Etiopía, Eritrea, Eritrea-Etiopía. Cuerno de África: Etiopía, Eritrea, Eritrea- Etiopía, Sudán, Somalia, Djibouti. África Sudoriental: Sudáfrica, Lesotho, Mozambique, Namibia, Namibia-Botswana, Angola. África Occidental: Liberia, Guinea, Sierra Leona, Guinea- Bissau, Senegal. Sahel: Mali, Níger, Libia-Chad, Chad. Indochina: Vietnam-Camboya, Camboya, Tailandia, Laos. Asia del Sur, Occidental: India, Pakistán, India-Pakistán, Afganistán. Asia del Sur, Oriental: India, Bangladesh, Myanmar. Asia Central: Afganistán, Tadjikistán. América Central: Nicaragua, El Salvador, Guatemala (P. Wallensteen. 2002).



Tipos de desacuerdo y de incompatibilidades

Tropas israelíes durante el avance sobre la Península del Sinaí en la Guerra de los Seis Días en 1967.

Políticas (sistema o régimen político; lucha por el poder político; motivaciones ideológicas).

Territoriales (sobre el control de un territorio, por motivos políticos o económicos y estratégicos, por ejemplo, en el caso de los recursos naturales; exigencias de secesión o de autonomía).


Diferencias etno-culturales-religiosas y conflictos violentos

Instrumentalización política de las diferencias étnicas: Antigua Yugoslavia (Bosnia-Herzegovina, Croacia, Kosovo, Serbia), Burundi, Ruanda y Grandes Lagos en general, Sri Lanka…

Algunos de los países más heterogéneos desde el punto de vista étnico (Benín, Ecuador, Kazajstán, Togo, Zambia) no sufren conflictos armados. Pero otros con fuerte homogeneidad étnica sí que los padecen (Bangladesh, Camboya, Egipto, Somalia…).



Terrorismo y perspectivas históricas: comprender y evitar el pasado

“Este carácter global del problema del terrorismo es también esencial para comprender otra razón, la cara oscura de la globalización que el optimismo liberal olvida con demasiada frecuencia: el hecho de que más allá del próspero Occidente hay un mundo que está y se siente privado de los beneficios de la vida moderna. Si hay un hecho que toda la opinión occidental informada debe tener en cuenta es lo que cabe denominar “rencor global”, la enorme y creciente brecha existente entre el mundo occidental desarrollado y las extensas zonas de crisis y rabia que nos rodean, no sólo en Oriente Medio, sino también en América Latina, África y Asia.”

F. Halliday, “Terrorismo y perspectivas históricas: comprender y evitar el pasado”, Vanguardia Dossier, “Terror global, Del 11-S al 11-M”, nº 10, Enero-Marzo del 2004



Conceptos básicos

Guerras asimétricas: Oposición de dos adversarios cuyas fuerzas son desiguales, se encuentran absolutamente desequilibradas.

(B. Courmont y D. Ribnikar, Les guerres asymétriques. Conflits d’hier et d’aujourd’hui, terrorisme et nouvelles menaces, París, 2002)


¿Qué es el terrorismo?

“Cualquier acto, además de los actos ya especificados en los convenios y convenciones vigentes sobre determinados aspectos del terrorismo, los Convenios de Ginebra y la resolución 1.566 (2004) del Consejo de Seguridad, destinado a causar la muerte o lesiones corporales graves a un civil o a un no combatiente, cuando el propósito de dicho acto, por su naturaleza o contexto, sea intimidar a una población u obligar a un gobierno o a una organización internacional a realizar un acto o a abstenerse de hacerlo”.


¿Cómo explicar el terrorismo?

“El terrorismo florece en situaciones de desesperanza, humillación, pobreza, opresión política, extremismo y violaciones de los derechos humanos; también florece en el contexto de los conflictos regionales y la ocupación extranjera y se aprovecha de la capacidad insuficiente de los Estados de mantener el orden público.”

Naciones Unidas. Informe del Grupo de alto nivel sobre las amenazas, los desafíos y el cambio, 2004: Un mundo más seguro: la responsabilidad que compartimos.



Bibliografía


Aviso Legal: El contenido de los Servicios es propiedad de Mienciclo, o de sus compañías afiliadas o licenciantes y está protegido por derechos de autor internacionales, patentes y leyes de marca registrada. Prohibida su copia y reproducción total o parcial por cualquier medio (electrónico, informático, mecánico, fotocopia, etc.)

© Editorial Salvat, Iberfoto, Photoaisa, Grupo Enciclo


[categories] => Array ( [0] => Array ( [sortkey] => [friendly] => el-pasado-como-presente-las-claves-del-siglo-xxi [title] => El pasado como presente: Las claves del siglo XXI ) [1] => Array ( [sortkey] => [friendly] => edad-contemporanea [title] => Edad Contemporánea ) [2] => Array ( [sortkey] => [friendly] => siglo-xx [title] => Siglo XX ) [3] => Array ( [sortkey] => [friendly] => siglo-xxi [title] => Siglo XXI ) [4] => Array ( [sortkey] => [friendly] => guerras-del-siglo-xx [title] => Guerras del siglo XX ) ) [links] => Array ( ) [images] => Array ( [0] => Guerras_y_conflictos_armados1.jpg [1] => Guerras_y_conflictos_armados3.jpg [2] => Guerras_y_conflictos_armados4.jpg [3] => Guerras_y_conflictos_armados6.jpg [4] => Guerras_y_conflictos_armados7.jpg [5] => Guerras_y_conflictos_armados17.jpg [6] => Guerras_y_conflictos_armados20.jpg [7] => Guerras_y_conflictos_armados21.jpg [8] => Guerras_y_conflictos_armados23.jpg [9] => Guerras_y_conflictos_armados24.jpg [10] => Guerras_y_conflictos_armados2.jpg [11] => Guerras_y_conflictos_armados5.jpg [12] => Guerras_y_conflictos_armados8.jpg [13] => Guerras_y_conflictos_armados9.jpg [14] => Guerras_y_conflictos_armados10.jpg [15] => Guerras_y_conflictos_armados11.jpg [16] => Guerras_y_conflictos_armados13.jpg [17] => Guerras_y_conflictos_armados14.jpg [18] => Guerras_y_conflictos_armados15.jpg [19] => Guerras_y_conflictos_armados19.jpg [20] => Guerras_y_conflictos_armados22.jpg [21] => Guerras_y_conflictos_armados25.jpg [22] => Guerras_y_conflictos_armados26.jpg [23] => Guerras_y_conflictos_armados27.jpg ) [externallinks] => Array ( [0] => Array ( [url] => http://www.un.org/spanish/secureworld/report_sp.pdf ) [1] => Array ( [url] => http://enciclo.mienciclo.com/Terrorismo ) [2] => Array ( [url] => http://enciclo.mienciclo.com/II_Guerra_de_Irak ) [3] => Array ( [url] => http://enciclo.mienciclo.com/Atentados_del_11_de_Septiembre ) [4] => Array ( [url] => http://enciclo.mienciclo.com/Guerra_de_Bosnia ) [5] => Array ( [url] => http://ebooks.mienciclo.es/Historia_Universal ) [6] => Array ( [url] => http://www.cidob.es/ ) [7] => Array ( [url] => http://www.grip.org/ ) [8] => Array ( [url] => http://www.igc.org/ ) [9] => Array ( [url] => http://www.incore.ulst.ac.uk/ ) [10] => Array ( [url] => http://www.intl-crisis-group.org ) ) [sections] => Array ( [0] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Introducción [number] => 1 [index] => 1 [fromtitle] => Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004 [byteoffset] => 689 [anchor] => Introducci.C3.B3n ) [1] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Reducción del número de guerras civiles y consolidación de la paz, 1970 a 2002 [number] => 2 [index] => [byteoffset] => [anchor] => Reducci.C3.B3n_del_n.C3.BAmero_de_guerras_civiles_y_consolidaci.C3.B3n_de_la_paz.2C_1970_a_2002 ) [2] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Principales conflictos armados durante el período 1980-2003 [number] => 3 [index] => [byteoffset] => [anchor] => Principales_conflictos_armados_durante_el_per.C3.ADodo_1980-2003 ) [3] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Conflictos armados, 1989-2003 [number] => 4 [index] => [byteoffset] => [anchor] => Conflictos_armados.2C_1989-2003 ) [4] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Porcentaje de conflictos armados por continentes y regiones, 1990-2002 [number] => 5 [index] => [byteoffset] => [anchor] => Porcentaje_de_conflictos_armados_por_continentes_y_regiones.2C_1990-2002 ) [5] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Conflictos armados entre estados y en el interior de los estados, 1989-2003 [number] => 6 [index] => [byteoffset] => [anchor] => Conflictos_armados_entre_estados_y_en_el_interior_de_los_estados.2C_1989-2003 ) [6] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Conflicto, conflicto violento, conflicto armado y guerra [number] => 7 [index] => 2 [fromtitle] => Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004 [byteoffset] => 6195 [anchor] => Conflicto.2C_conflicto_violento.2C_conflicto_armado_y_guerra ) [7] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => El siglo XX: niveles de conflictividad sin precedentes en la historia de la humanidad [number] => 8 [index] => 3 [fromtitle] => Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004 [byteoffset] => 8770 [anchor] => El_siglo_XX:_niveles_de_conflictividad_sin_precedentes_en_la_historia_de_la_humanidad ) [8] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => La conflictividad después de la Segunda Guerra Mundial. El decenio anterior al fin de la Guerra Fría [number] => 9 [index] => 4 [fromtitle] => Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004 [byteoffset] => 10782 [anchor] => La_conflictividad_despu.C3.A9s_de_la_Segunda_Guerra_Mundial._El_decenio_anterior_al_fin_de_la_Guerra_Fr.C3.ADa ) [9] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Conflictos armados y guerras desde el fin de la Guerra Fría [number] => 10 [index] => 5 [fromtitle] => Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004 [byteoffset] => 16567 [anchor] => Conflictos_armados_y_guerras_desde_el_fin_de_la_Guerra_Fr.C3.ADa ) [10] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => ¿Cómo ha evolucionado la conflictividad desde el fin de la Guerra Fría? [number] => 10.1 [index] => 6 [fromtitle] => Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004 [byteoffset] => 16632 [anchor] => .C2.BFC.C3.B3mo_ha_evolucionado_la_conflictividad_desde_el_fin_de_la_Guerra_Fr.C3.ADa.3F ) [11] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => ¿Cómo se distribuye y evoluciona la conflictividad por áreas geopolíticas? [number] => 10.2 [index] => 7 [fromtitle] => Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004 [byteoffset] => 20041 [anchor] => .C2.BFC.C3.B3mo_se_distribuye_y_evoluciona_la_conflictividad_por_.C3.A1reas_geopol.C3.ADticas.3F ) [12] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Las causas de las guerras [number] => 11 [index] => 8 [fromtitle] => Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004 [byteoffset] => 25409 [anchor] => Las_causas_de_las_guerras ) [13] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => ¿Nuevas o viejas guerras? Características de los conflictos armados actuales [number] => 12 [index] => 9 [fromtitle] => Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004 [byteoffset] => 28304 [anchor] => .C2.BFNuevas_o_viejas_guerras.3F_Caracter.C3.ADsticas_de_los_conflictos_armados_actuales ) [14] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => La mayoría de los conflictos son internos [number] => 12.1 [index] => 10 [fromtitle] => Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004 [byteoffset] => 28386 [anchor] => La_mayor.C3.ADa_de_los_conflictos_son_internos ) [15] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Se trata de conflictos de muy larga duración [number] => 12.2 [index] => 11 [fromtitle] => Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004 [byteoffset] => 31219 [anchor] => Se_trata_de_conflictos_de_muy_larga_duraci.C3.B3n ) [16] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Continuidad y cambio en las guerras del mundo actual [number] => 12.3 [index] => 12 [fromtitle] => Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004 [byteoffset] => 32498 [anchor] => Continuidad_y_cambio_en_las_guerras_del_mundo_actual ) [17] => Array ( [toclevel] => 2 [level] => 3 [line] => Las guerras asimétricas. Las amenazas del terrorismo transnacional [number] => 12.4 [index] => 13 [fromtitle] => Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004 [byteoffset] => 39593 [anchor] => Las_guerras_asim.C3.A9tricas._Las_amenazas_del_terrorismo_transnacional ) [18] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Sistemas conflictivos regionales [number] => 13 [index] => [byteoffset] => [anchor] => Sistemas_conflictivos_regionales ) [19] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Tipos de desacuerdo y de incompatibilidades [number] => 14 [index] => [byteoffset] => [anchor] => Tipos_de_desacuerdo_y_de_incompatibilidades ) [20] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Terrorismo y perspectivas históricas: comprender y evitar el pasado [number] => 15 [index] => [byteoffset] => [anchor] => Terrorismo_y_perspectivas_hist.C3.B3ricas:_comprender_y_evitar_el_pasado ) [21] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Conceptos básicos [number] => 16 [index] => [byteoffset] => [anchor] => Conceptos_b.C3.A1sicos ) [22] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Bibliografía [number] => 17 [index] => [byteoffset] => [anchor] => Bibliograf.C3.ADa ) [23] => Array ( [toclevel] => 1 [level] => 2 [line] => Enlaces Webs [number] => 18 [index] => [byteoffset] => [anchor] => Enlaces_Webs ) ) [img] => //img.mienciclo.com/thumb/c/c6/Guerras_y_conflictos_armados2.jpg/440px-Guerras_y_conflictos_armados2.jpg ) [cached] => [key] => enciclo.es/editor.page.5.historia.Guerras_y_conflictos_armados,_1980-2004.s:51:"text|categories|links|externallinks|sections|images"; [ts4] => 0.60239291191101 [ts5] => 0.88489079475403 ) ) [27] => Array ( [key] => isLoggedIn [value] => Array ( [0] => 1 [1] => [2] => 1 ) ) ) -->